Varios dirigentes del PSOE exigen a Pedro Sánchez frenar “las salidas de tono” del líder de Podemos en plena guerra interna

El papel que desempeña Pablo Iglesias en el Gobierno desespera cada vez a más gente dentro del Partido Socialista. No por sus atribuciones como vicepresidente segundo, que «cumple como tal», según fuentes socialistas, sino por las que se autoatribuye y su escenificación de las mismas. Este lunes, durante la Ejecutiva federal del PSOE, dirigentes de la formación afearon a Pedro Sánchez la actitud de su socio y le exhortaron a marcar más de cerca al líder de Podemos para frenar «las salidas de tono».

Aunque hace varias semanas que el proceder del vicepresidente segundo molesta en las filas de los socialistas, no ha sido hasta esta semana, con su puesta en escena por el pacto con Bildu para los Presupuestos, que niegan desde el PSOE, que han puesto de manifiesto sus quejas. Barones territoriales, liderados por Guillermo Fernández Vara, Emiliano García Page, Javier Lambán o Susana Díaz, y dirigentes de la Ejecutiva como Óscar Puente, han advertido al secretario general del desgaste que están sufriendo por culpa de su socio de coalición.

Entre las críticas de estos dirigentes socialistas destaca la forma que tiene Pablo Iglesias de hacer las cosas. Le acusan de «precipitarse», a la hora de aparecer en los medios a anunciar cosas que no han pasado antes por el sanedrín del Gobierno. También hay quien le achaca ser el máximo responsable de «una estrategia de Podemos para reventar el preacuerdo con Ciudadanos» al salir rápidamente a valorar positivamente el supuesto acuerdo con Bildu para sacar adelante las cuentas públicas.

Desde el PSOE quieren que su secretario general y presidente del Gobierno haga un mayor marcaje sobre Iglesias. De esta forma, según ellos, «se evitaría volver a repetir los últimos ridículos» que, avisan, «tensiona mucho» a su propio partido. Y es que unos y otros le recuerdan a Sánchez que su número tres «mantiene una agenda paralela a la oficial del Gobierno junto a algunos partidos que quieren destrozar a España». Se refieren a sus socios de Esquerra Republicana y Bildu.

Precisamente, esa relación entre los tres partidos antisistema preocupa cada vez más en el Partido Socialista. Y es que en Ferraz son conscientes que Podemos, ERC y los abertzales tienen su propia estrategia para forzar al PSOE a moverse hacía sus posiciones. Es lo que ha ocurrido con los Presupuestos, al dejar a Ciudadanos fuera de la ecuación, pese a su predisposición a apoyar a la coalición y la voluntad de los socialistas de contar con ellos. Hay temor a que esta operación se pueda volver a repetir con cuestiones como la reforma laboral o los presos separatistas y etarras.

Agenda paralela

Además de su connivencia con ERC y Bildu, en muchas ocasiones al margen del PSOE, molesta mucho entre los dirigentes socialistas la agenda que tiene Pablo Iglesias en paralelo a la oficial de Moncloa -de hecho en la agenda institucional del vicepresidente segundo casi nunca aparecen actos-. Las reuniones que mantuvo en La Paz (Bolivia), durante el viaje que realizó junto a Felipe VI y la ministra Arancha González Laya, que aprovechó para impulsar una declaración política con otros líderes internacionales, pilló por sorpresa a sus socios. Y no se ve con buenos ojos que «tenga esta barra libre» para actuar en nombre del Gobierno sin poner en conocimiento de sus acciones al Ejecutivo.

Estabilidad para la legislatura

Pedro Sánchez lo que quiere es estabilidad en la coalición y en la legislatura. Y por eso, según algunos de sus compañeros, «deja hacer a Iglesias, para que no se le subleve». Sacar adelante los Presupuestos es la prioridad a día de hoy en el Palacio de La Moncloa. Fuentes gubernamentales, que por ahora no piensan con una rotura del pacto de coalición, reconocen sin embargo que «con las cuentas aprobadas si nos quedamos en minoría podemos casi agotar el mandato».

Sin pacto con Bildu

El secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha querido tranquilizar a los suyos advirtiendo de que «no hay ningún pacto con Bildu». El valenciano contradice así a Iglesias y Arnaldo Otegi que, esta misma semana, dieron por hecho este acuerdo para apoyar los Presupuestos. La foto de la negociación entre María Jesús Montero, Nacho Álvarez, Mertxe Aizpurua y Oskar Matute levantó muchas ampollas en las filas del PSOE. Y cualquier mensaje tranquilizador, aunque sea de escenificación, ayuda a sanar las heridas. Precisamente Ábalos ha enmarcado los anuncios de Iglesias y Otegi en «escenografía, no contenido».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: