Tres provincias se colocan a favor de la sustitución de Susana Díaz

Huelva, Jaén y Granada han atravesado el Rubicón, y Susana Díaz ha plantado sus ejércitos al otro lado del río. El PSOE andaluz se encamina a resolver el liderazgo del partido en unas elecciones primarias, ya que la ex presidenta no ha accedido a ningún acuerdo con Ferraz que pase por su salida de Andalucía. José Luis Ábalos se ha llevado esa información para Madrid. Sevilla, Córdoba y Málaga siguen apoyando a la ex presidenta; Cádiz también, aunque se explica con cierta dificultades, mientras Almería observa. 

El proceso congresual se ha acelerado en el PSOE andaluz. Un sector de los críticos confiaba aún en que era posible que Susana Díaz aceptase una salida como la de Miquel Iceta en el PSC, son los mismos que confían el relevo en Juan Espadas, alcalde de Sevilla. Ése ha sido el motivo de la visita del secretario de Organización del PSOE a Andalucía. Ábalos quería escuchar de ambos, de Espadas u de Díaz, cuáles son sus posiciones, sin intermediario. Y ya lo sabe. La ex presidenta no da dejado ninguna sombra de dudas sobre su voluntad de seguir dirigiendo el PSOE en Andalucía, cree que le pasará como a Guillermo Fernández Vara, que después de cuatro años en la oposición, volvió a gobernar en la Junta de Extremadura.



Tras este nuevo posicionamiento de Susana Díaz, los críticos siguen con su “hoja de ruta”, según han explicado a este medio. Habrá candidato alternativo a la ex presidenta y será sólo uno, no tiene nombre aún, pero la apuesta por Espadas ha sido muy fuerte. El alcalde de Sevilla, sin embargo, tiene un problema de disponibilidad. Dirige el Ayuntamiento más importante que el PSOE tiene en todo el país, y tendría que dejarlo antes de las próximas elecciones municipales. Podía ser un buen candidato si Susana Díaz aceptase un acuerdo, pero es difícil verlo en unas elecciones primarias a cara de perro, con la crudeza que ello implica.

A Espadas ya le costó militar en el PSOE. Aunque comenzó a colaborar con los socialistas en 1990, no fue hasta 1997 cuando se sacó el carné, lo que llevó a la desesperación de quienes querían que ese abogado tan majo de la Consejería de Medio Ambiente entrara a formar parte de la organización. Este sevillano de 1966, del mismo año que María Jesús Montero, ha trabajado durante 14 años en Medio Ambiente en distintos puestos, y en 2008 Manuel Chaves lo nombró consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, después de que el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, rechazase este puesto. Entre Espadas y Toscano siempre ha ha habido buena relación, cuando no, cierta complicidad.

Hay otro sector de críticos, donde se sitúan Ángeles Férriz, Mario Jiménez, María Márquez y Felipe Sicilia, que sin rechazar a Espadas, prefieren que el partido elija al nuevo líder en unas primarias, porque entienden que ello servirá de revulsivo a la organización y legitimará al secretario general por encima de los acuerdos con Ferraz. Pero en algo coinciden todos: habrá un único candidato alternativo, sea Espadas, Sicilia, la ministra María Jesús Montero u otra persona.

Lo que se ha producido esta semana es la visualización de que el PSOE se encuentra dividido frente al liderazgo de Susana Díaz. Los ocho secretarios provinciales se reunieron con ella y sus próximos en la sede sevillana de San Vicente. La primera en hablar fue la onubense María Luisa Faneca, que explicó porqué entiende que el partido debe contar con un nuevo líder. Muchos socialistas están descontentos con la oposición que hace Susana Díaz y comprueban cómo Juanma Moreno se está consolidando en el gobierno.

Lejos de los que auguraban una caída del presidente del PP por los problemas con sus socios, la Junta lleva aprobado tres presupuestos con los votos de Ciudadanos y de Vox, y ya sólo le resta el de 2022 para completar la legislatura. Si no lograse un nuevo apoyo de Vox, que es lo previsible, los puede prorrogar. Y las encuestas le van bien. No hay ningún sondeo que aventure que los tres partidos de la derecha no volverán a sumar.

Francisco Reyes, secretario provincial de Jaén, también está a favor del relevo en el liderazgo, como el granadino José Entrena, aunque a ambos les gustaría un acuerdo entre Susana Díaz y Pedro Sánchez. Pero ambos estarán al lado del candidato alternativo cuando lo haya. Al fin y al cabo, estas dos provincias, junto con Huelva, son las mismas que pactaron con Sánchez las listas de las últimas elecciones generales.

La sevillana Verónica Pérez, el cordobés Antonio Ruiz y el malagueño José Luis Ruiz Espejo están a favor de la continuidad de Susana Díaz. En la reunión del martes, la más activa en la defensa de la ex presidenta fue Verónica Pérez. También la apoyó la gaditana Irene García, aunque ésta realizó unas declaraciones bastante confusas sobre su voluntad real.

Una persona cercana a Irene García ha aclarado su posición: apoya a la ex presidenta, la ve legitimada para volver a presentarse porque ha ganado en votos las últimas elecciones. Aunque García haya expresado en ocasiones algunas críticas a Susana Díaz, fue su intervención la que hizo que las presidencias de las diputaciones de Cádiz y de Sevilla siguiesen en manos de susanistas.

De los posicionamientos de los secretarios provinciales, el más significativo es el de Jaén, por la tradición de este territorio de acudir en bloque a todos los procesos. Es el caso contrario de Cádiz, donde poco importa la posición de una dirección que casi siempre ha sido cuestionada, sea de una sensibilidad u otra. 

En cualquier caso, el modelo de elecciones primarias resta mucho poder a los secretarios, porque es cada militante quien decide su voto. Hasta ahora, ningún secretario general del PSOE andaluz se ha elegido por este sistema, ya que en las ocasiones anteriores no hubo candidatos alternativos con avales suficientes.

       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: