Tres menores detenidos por agredir a otro que se negó a darle un cigarro en Málaga

Tres menores han sido detenidos en Málaga por, supuestamente, agredir a otro que, al parecer, se había negado a darle un cigarrillo. La víctima, según apunta la investigación, recibió patadas y puñetazos una vez que lo tiraron al suelo. La actuación se produjo de forma conjunta entre la Policía Local y la Nacional, que localizaron a los presuntos agresores.

Los hechos ocurrieron en la zona del Paseo de Reding. Un aviso en la Sala del 092 de la Policía Local de Málaga alertaba de que se estaba produciendo una pelea entre dos grupos formados por varios jóvenes y que uno de estos había sido perseguido por otro. Una patrulla de la Policía Nacional llegó en primer lugar hasta el lugar y tomó declaración a varias personas. Tres de ellas declararon que unos menores habían agredido a uno de sus amigos. Según su versión, le habían pedido un cigarro y, tras negarse, comenzaron a golpearle.



Después, le arrebataron, presuntamente, el casco que llevaba y le amenazaron con atizarle con él si no aceptaba darle el cigarro. Además, según informaron desde la Policía Local de Málaga, advertían que tenía que hacerlo “por cojones”. Después de que uno de ellos le asestara los primeros golpes, se acercaron varios de sus amigos, que también, supuestamente, agredieron a los otros jóvenes, quienes, en un momento dado, lograron huir. Uno de ellos acabó en el suelo, donde le propinaron patadas y puñetazos. 

Las pesquisas apuntan a que fue una amiga de la víctima la que consiguió recuperar el casco y medió para que los supuestos agresores dejaran de pegar al chico. Los testigos facilitaron a los agentes la descripción a la que respondían estos para tratar de localizarlos. Habían huido a pie hacia la zona de La Coracha, próxima a donde se produjeron los hechos.

Los efectivos dieron una batida por las inmediaciones con el objetivo de interceptar a los jóvenes que supuestamente habían protagonizado los hechos. La búsqueda permitió encontrarlos. Respondían a las características que las víctimas habían aportado. Se trataba de dos menores de 17 años y otro adolescente, de 18. La Policía los detuvo por un supuesto delito de robo con violencia e intimidación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: