Susana Díaz recuerda que “ganó” las primarias de 2013 y los críticos la ven de campaña

Susana Díaz ya superó un proceso de primarias en su ascenso al liderazgo del PSOE andaluz. Fue en el verano de 2013. En frente estaba Luis Planas, actual ministro de Agricultura y entonces consejero. La secretaria general de los socialistas “ganó” aquellas primarias, como recordó ayer en una entrevista en televisión, pero lo hizo sin urnas porque los estatutos vigentes entonces obligaban a los candidatos a presentar un alto número de avales para poder competir.

Díaz llegó a aquella pugna con el apoyo de todo el aparato, lo que le permitió hacerse con el liderazgo con facilidad. Cuatro años después, en 2017, volvió a presentarse a unas primarias a nivel federal con el apoyo de la mayoría del aparato y los históricos del partido, pero ya no alcanzó el éxito. Han vuelto a pasar otros cuatro años y Díaz volverá a intentarlo con nuevas normas y, por primera vez, con el aparato que dirige Pedro Sánchez en su contra.



La política sevillana ha comentado en privado que no quiere ese apoyo de los cuadros del partido. En público lo ha dicho de otra forma y ayer en Antena 3 volvió a repetirlo: “La decisión de quién lidera el PSOE de Andalucía la van a tomar los militantes andaluces en Andalucía”. Díaz ha apostado su futuro político a las primarias que deben celebrarse en el último trimestre de este año, que deben celebrarse cuando acabe el 40 Congreso Federal del PSOE, a mediados de octubre. Tanto ese cónclave como el andaluz se regirán con el reglamento aprobado en el anterior, impulsado por el propio Sánchez y que da más poder a los militantes de a pie.

El ahora presidente del Gobierno volvió a Ferraz –tras ser desalojado en 2016– con la vitola de ser el candidato de las bases. Por eso redujo el requisito de presentar un gran número de avales para pugnar por el liderazgo en el partido del puño y la rosa. Tampoco habrá ostentación de avales, una práctica ancestral que servía para enseñar músculo antes de las urnas. Díaz lo sabe, como también sabe que la pugna andaluza comenzará antes. El citado reglamento cambia también el método de elección de compromisarios para el congreso federal de octubre, que se votarán en las casi 800 federaciones locales que el PSOE tiene en Andalucía antes de la elaboración de una lista provincial.

Será ahí donde Díaz y sus críticos midan sus fuerzas antes de la batalla andaluza. Por eso las distintas familias disidentes con el poder en San Vicente (sede regional del PSOE-A) consideran que los viajes como el que la ex presidenta hizo a Granada la semana pasada o el que hará hoy a Cádiz tienen un componente importante de campaña previa a las primarias. El entorno de la líder socialista lo niega y alude a los anuncios previos de Díaz: no trabajará en lo orgánico hasta que no se acerque el otoño, por lo que el viaje a la provincia gaditana se circunscribe sólo a su tarea de oposición y al interés por la situación en la que queda el empleo en la Bahía de Cádiz tras el anuncio de Airbus de cerrar su planta de Puerto Real.

“Yo no soy la misma Susana que hace unos años, he cambiado en paciencia, templanza, en ver las cosas de otra manera, combinando la pasión con la escucha activa y el aprendizaje permanente”, aseguró en la entrevista de ayer en televisión, donde también reconoció que “incluso de los golpes se aprende mucho”. Díaz explicó también que su objetivo no es competir por liderar el partido, sino “para que los socialistas andaluces volvamos al gobierno”. Además, volvió a dejar claro que no tiene intención de dar un paso atrás tras un acuerdo con la dirección, como hizo Miquel Iceta en Cataluña, ya que su situación es distinta. “Ganamos las elecciones por más de ocho puntos al PP y nos fuimos con muchísima dignidad a la oposición”, dijo antes de asegurar que PPy Cs gobiernan “porque normalizaron a la extrema derecha”, en referencia a Vox.

La entrevista de Díaz coincidió con la presentación de la campaña de su partido para el Día de Andalucía, centrada en los jóvenes. Con el lema Andalucía, hay futuro, la iniciativa reivindica la autonomía y hace un llamamiento a la “ilusión” y al cambio en la comunidad, se desarrollará esta semana y tendrá su acto central el sábado en Sevilla. Antes, Díaz participará mañana en un acto de homenaje a Blas Infante, en la sede del Museo de la Autonomía, donde vivió el notario considerado Padre de la Patria Andaluza por el Estatuto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: