“Soy un nazi catalán y matar castellanos es bueno”

David Madí fue jefe de gabinete de Artur Mas, ex presidente de la Generalitat de Cataluña. Esta semana fue detenido en el marco de la operación que investiga los tumultos que organizó la plataforma separatista ‘Tsunami’ y la financiación de la estancia del fugado Carles Puigdemont en Waterloo. Su abuelo fue Joan Baptista Cendrós, uno de los fundadores de la asociación secesionista Òmnium Cultural. En 1966 se autodefinió como «un nazi catalán que piensa que todo lo que se haga por matar a los castellanos es bueno».

Así consta en el libro Tarradellas, el guardià de la memòria, publicado en 2017 y escrito por los periodistas Enric Canals y Josep Maria Ràfols. Esta obra narra las memorias que el propio Josep Tarradellas, presidente de la Generalitat durante el exilio desde 1954 hasta 1980, escribió en varios manuscritos y que dejó guardados en el monasterio de Poblet (Tarragona).

Tarradellas definía a los fundadores de Òmnium Cultural como «franquistas en Madrid» y les acusaba de recaudar dinero entre los catalanes que se encontraban en España y fuera para quitarle financiación a los que querían restaurar la Generalitat de Cataluña. «Son catalanistas en Barcelona, franquistas en Madrid, sirven fielmente al régimen y, al pasar la frontera, se presentan como ultranacionalistas», señala el libro sobre las vivencias del ex ‘president’. Òmnium actualmente está presidida por el golpista Jordi Cuixart, condenado por el Tribunal Supremo en la sentencia del 1-O.

«Me salió de los cojones»

El mismo Tarradellas se reunió en París con el empresario Joan Baptista Cendrós, entonces secretario general de la asociación secesionista. El motivo de este encuentro fue la sede que acababa de abrir Òmnium en la capital francesa y que el presidente catalán quería cerrar porque «distorsionaba la imagen de los catalanes en el exilio». Así consta en unos de los fragmentos del libro.

Al abuelo de David Madí no le gustaron las intenciones de Josep Tarradellas y quiso responderle «de una manera bien catalana». «Mire, president, os lo diré de una manera bien catalana. El piso lo hemos abierto porque a mí me ha salido de los cojones y lo cerraremos cuando a mí me salga de los cojones», es lo que le dijo Cendrós a Tarradellas para mostrar su negativa a cerrar la que era la nueva sede de Òmnium en París.

Joan Baptista Cendrós fue un barbero que trabajó en el barrio barcelonés de Sants, según revela Dolça Catalunya, y trabajo como socio en Haugrón Cientifical SA, la empresa que invento el denominado masaje facial «Floïd». Gracias a esto amasó una gran fortuna que le hizo convertirse en empresario y promotor cultural en Cataluña durante el franquismo. Invirtió en Banca Catalana, la entidad financiera que fue fundada en 1959 por el banquero Florenci Pujol y Jordi Pujol, el histórico dirigente catalán que estuvo al frente de la Generalitat entre 1980 y 2003, además su yerno Francesc Cabana.

Fue uno de los fundadores en 1961 de Òmnium Cultural. Prueba de su separatismo radical fue cuando en 1966 se autodefinió como «un nazi catalán que piensa que todo lo que se haga por matar a los castellanos es bueno».

Abuelo de Madí

El nieto de Joan Baptista Cendrós es David Madí, presidente de Aguas de Cataluña y ex jefe de gabinete de Artur Mas. Este miércoles fue detenido por la Guardia Civil por participar presuntamente en la creación de Tsunami Democràtic, la plataforma separatista que organizó los tumultos que se produjeron en Cataluña tras conocerse la sentencia del 1-O en el Tribunal Supremo.

También se le investiga por financiar presuntamente la estancia de Carles Puigdemont, el expresidente de la Generalitat fugado en Bélgica, en su lujosa mansión de Waterloo. El juez imputa a David Madí posibles delitos de tráfico de influencias y de desvíos de fondos públicos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: