Rocío Ruiz abre la puerta a que Ciudadanos vuelva a pactar con “la izquierda” en Andalucía

Cambio de paradigma en Ciudadanos dos años y medio después de que Juan Marín vetara cualquier posibilidad de pactar con el PSOE. La primera en abrir esa puerta ha sido la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, que en una entrevista en la Cadena Ser ha destacado que la formación naranja puede formar gobierno “a izquierda o derecha” para poner en marcha ejecutivos “moderados y de centro”.

La postura de Ruiz adquiere mayor relevancia porque llega cuando Juan Marín e Inés Arrimadas vienen de rechazar cualquier posibilidad de armar una coalición con el PP para acudir a las urnas en las próximas elecciones. La titular de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación se alinea con sus dos compañeros, pese a que no siempre coincide con las posturas del vicepresidente de la Junta. De hecho, se considera que Ruiz podría plantar cara al propio Marín en unas hipotéticas primarias de Ciudadanos para elegir candidato.



“Nuestra presidenta lo dijo muy claro, somos partidos absolutamente diferentes”, ha dicho Ruiz sobre la coalición con el PP, posibilidad que abrió el propio presidente de la Junta hace unos días en una entrevista por primera vez. Ruiz rememora que populares y naranjas se unieron en 2018 para “provocar un cambio que era importante”, en referencia al desalojo del PSOE de la Junta tras 37 años de mandatos socialistas. Ahora, ha matizado Ruiz en la entrevista, “podemos unirnos o no”. 

La relación entre populares y naranjas pasa ahora por una fase turbulenta, aunque en el Gobierno no se han dejado ver fisuras. Las elecciones catalanas, con Vox arrasando por encima de Cs y PP en la pugna de las derechas, han provocado movimientos. Uno, el de Juanma Moreno, que se abre ahora a coaligarse con sus socios de San Telmo tras considerarlo “precipitado” hace sólo tres meses. Otro, que la dirigente de Vox Macarena Olona no se descartase como candidata, pero que confirmase la voluntad de su partido de entrar en el Ejecutivo si suman con el PP. Y, como consecuencia, la reacción de Ciudadanos, que ha descartado la posibilidad de apoyar a la formación de Abascal si ésta lo supera en votos tras las andaluzas. 

Aquí se entiende la contundencia de Inés Arrimadas cuando destaca, cada vez que puede, que Ciudadanos tiene un proyecto distinto al del PP. Sergio Romero, portavoz de Cs en la Cámara andaluza, se ha pronunciado en el mismo sentido y este martes Rocío Ruiz también recuerda que la formación naranja apuesta por “cero corrupción y regeneración”, justo cuando Luis Bárcenas vuelve a airear la caja B del partido y la dirección de Génova se enfrasca con el PP andaluz por el papel que todavía tiene Javier Arenas en la arena política autonómica. “Somos muy progresistas en lo social y liberales en lo económico; un partido único, imprescindible y diferente para poner en marcha gobiernos limpios, regeneradores y progresistas. Quien quiera contar con el apoyo de Ciudadanos tendrá que admitir estos principios”, ha insistido Ruiz, casi un aviso a navegantes.

La consejera de Igualdad no ha hecho mención alguna al PSOE, partido que quedó vetado para la formación naranja antes de la campaña de 2018 y con el que las relaciones quedaron muy tocadas tras la ruptura del acuerdo que permitió a Susana Díaz gobernar entre 2015 y 2018. No obstante, en los últimos meses se han reconstruidos algunos de esos puentes, con conversaciones entre algunos dirigentes destacados de Ciudadanos y del círculo de la líder socialista. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: