Reclaman seguridad ante los actos vandálicos sufridos en un colegio de Estepona

Los padres del Centro de Educación Primaria e Infantil (CEIP) Ramón García de Estepona demandan seguridad ante los actos vandálicos sufridos en los últimos meses, una petición a la que se suma la dirección del centro, donde se está conversando con la Junta para la instalación de rejas en las ventanas del módulo de Infantil, según el director, Rafael Duarte.

Así, el responsable educativo ha señalado que el colegio lleva sufriendo estos episodios desde septiembre los fines de semanas, habiendo tenido lugar el último durante el puente de diciembre, generando “desperfectos y suciedad”, así como dejan tirados objetos como “colillas” en las aulas del módulo de Infantil.



En el mismo, ha explicado que se alberga a dos grupos de escolares de 3 años de edad, concentrando a 50 alumnos y alumnas, el cual está “anexo” al edificio principal, lo que facilita su acceso por parte de los vándalos. Tampoco tiene “instalada una alarma”, para lo que ha asegurado que “se ha pedido presupuesto” desde el centro escolar, y el Ayuntamiento “se ha comprometido” a colocar “rejas”, una actuación que según apunta requiere de la “autorización” de la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía al requerir las mismas unas “características técnicas” determinadas.

Según ha valorado y en base a las investigaciones policiales, los actos vandálicos se atribuyen a “un grupo de adolescentes que se ha habituado a entrar en el centro”, registrándose este tipo de acciones “el 28 de septiembre, el 5 de octubre, el 9 de noviembre y el 9 de diciembre”. 

El acceso al centro supone que los ocupantes “dejan suciedad” o provocan “pequeños incendios”, como el “mural del árbol otoño” realizado por los escolares, que lo han “quemado”. También “tiran el material escolar y lo rompen” y “dejan objetos abandonados” como “latas o colillas” porque lo han tomado como “un recinto de recreo”.

Tras cada episodio, Duarte ha señalado que el colegio “sigue el protocolo y avisamos a la Policía, traslado a la Comisaría a poner una denuncia y viene la Científica”. Además, ha indicado que “el Ayuntamiento está colaborando” y ha destacado la necesidad de “más presencia de la Policía Local”.

La desinfección de las clases tras cada acto vandálico afecta así mismo al funcionamiento, ya que los escolares han de ser trasladados al “comedor”.

Por su parte, la presidenta del AMPA Huerta Nueva, Toñi Mena, ha puesto de relieve la “preocupación” de los padres ante estos actos, por lo que se encuentran “un poco decepcionados”, a pesar de que el centro “ha hecho todas las pautas a seguir”.

Mena ha señalado que el colectivo “se ha ofrecido para aportar el dinero de las rejas” una vez que se obtenga “el visto bueno de la Delegación y esté todo homologado”. “Los padres están muy nerviosos porque no saben cómo se van a encontrar las cosas el lunes”, ha subrayado.

María Moreno es una madre que pide “dar solución” a esta problemática y colocar “las rejas en las ventanas”, con la que se han “roto las aulas burbuja” para prevenir la Covid-19 con el traslado del alumnado al comedor, sumado a que los vándalos incluso han dejado una “pintada en la pizarra” en la que dice “seguid poniendo medios, que cada vez lo vamos a hacer más”.

Por otro lado, el Ayuntamiento Estepona se ha ofrecido para que “los operarios municipales instalen las rejas” de manera gratuita una vez que lo “autorice” la Junta, ya que “los técnicos de la Delegación tienen que supervisar para garantizar las entradas y salidas” en caso de emergencias, mientras que desde el ente regional han señalado que “el equipo directivo están en conversaciones con la Agencia Pública Andaluza de Educación y el Ayuntamiento para ver la manera de poner rejas, puesto que las aulas dan a la calle”, asegurando que “la seguridad y la limpieza son competencia” del Consistorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: