Puerto Banús busca su glamour

Las restricciones a la movilidad decretadas para la prevención de la Covid-19 están afectando a todos los sectores de la sociedad, y ni el segmento del lujo se ha salvado de la debacle que está generando la pandemia, encontrándose Puerto Banús-ubicado en Marbella-, a medio gas y buscando el glamour de épocas mejores. 

Así, el presidente de la Asociación de Empresarios de Puerto Banús, Giuseppe Russo, ha destacado que “el 60% de los negocios están cerrados o a medio gas”, valorando que “la movilidad está bastante limitada”, por lo que “las empresas van a entrar en una fase bastante irregular” en el espacio marítimo porque “no hay nadie”.



Respecto a las nuevas restricciones establecidas por la Junta de Andalucía y su posible prórroga este lunes, como el cierre perimetral de los municipios o la actividad no esencial a las 18:00 horas, ha señalado que “dan igual”. “Es como si hubiera cerrado porque no hay gente y las pocas grandes marcas que quedan tienen a la mitad del personal en ERTE” y solo algunas “tienen un sistema de venta on line”, ha indicado.

En este sentido, Russo estima que “las medidas se levantarán en cuestión de semanas”, pero “el problema de la venta que se realiza en Puerto Banús es que está vinculada a los movimientos internacionales y nacionales” y al sector del lujo, por lo que no ve “visibilidad hasta el verano de 2021” si hay un medicamento o una vacuna.

Sobre la situación actual del recinto, ha asegurado que “han cerrado un montón de firmas y otras están pendientes de cerrar”, señalando que algunos negocios “están intentando negociar con los propietarios de los inmuebles”. “Retomar la marca Puerto Banús no va a ser coser y cantar”, ha lamentado Russo, quien ha destacado que están aguantando “grandes marcas que tienen un circuito de ventas distinto al presencial mediante reserva y recogida”.

Por su parte el empresario Miguel Gómez, que regenta la joyería Gómez y Molina, ha tildado la situación actual como “un desastre total”, ya que a partir de las 14:00 “la actividad comercial queda finiquitada”, asegurando que a las 17:00 tanto Marbella como Puerto Banús son un “desierto”.

“Si no hay gente, no hay economía y eso se nota” ha recalcado Gómez, valorando que si se mantienen las limitaciones a la movilidad este lunes va a afectar “negativamente” al comercio. Por otro lado, ha asegurado que “ya se han ido más de 10 marcas internacionales del puerto”, algunas a un centro comercial de la zona o han cerrado, ha asegurado.

Respecto a la campaña de Navidad prevé que “será mala”, ya que “la economía no está para gastos y la gente está con miedo y un espíritu de ahorro por ver cómo se va a solventar todo esto”. El empresario apuesta así por que las administraciones hagan “un plan ambicioso sobre dónde quiere estar Andalucía o municipios turísticos como Marbella de cara a los próximos 25 años” y redirigir la oferta de la ciudad al público local.

Edwin Barón, empleado del bar ‘Shakers’, ha destacado que las restricciones a la movilidad “han afectado bastante” al negocio “en las ventas y en la contratación y han tenido que sacar a gente”. Según comenta, su “clientela fija ha disminuido” al tratarse de “residentes del puerto y gente adulta que ha optado por cuidar su salud”.

El hostelero ha señalado que al ser un bar de “copas” el cierre a las 18 horas ha obligado a modificar el horario, que “habitualmente abría a las 17”, por lo que “hay otro tipo de cliente”. Al hilo de ello, ha destacado que si se prorrogan las medidas o se reduce más el horario “vamos a tener que cerrar porque hay que pagar gastos”. 

Carlos es el responsable de la tienda-bar ‘Beher’, una marca que se dedica a la producción y venta de productos ibéricos. Resume la situación en una palabra: “Difícil”. La ve “económicamente crítica y socialmente muy triste”. Valora que el cierre a las 18 horas “no ayuda” ya que “trabajamos menos y repercute en las horas de facturación porque la economía es como una goma”.

La campaña navideña es “la época más fuerte del año”, aunque el cierre de restaurantes y la previsible caída de las cenas y comidas auguran “una Navidad diferente y triste”. Como otros, considera que si continúan las restricciones en Andalucía “cerraríamos”.

Otros sectores como la moda o la estética se han visto igualmente afectados con el cierre perimetral de los municipios y la actividad no esencial a las 18 horas, aunque es la primera la que más repercute en estos negocios al limitar la llegada clientes de otros municipios que visitan el puerto en busca de exclusividad, principalmente segundos residentes o extranjeros que residen en Mijas o Estepona, e incluso clientes de La Línea de la Concepción. En este aspecto también juega un papel importante la dimensión de la empresa, ya que “las grandes aguantarán más”, según ha explicado la empleada de una firma internacional que ha preferido permanecer en el anonimato, señalando que la Navidad “no va ir tan mal” porque estas marcas van a hacer “descuentos potentes” y a “vender on line”.

Por su parte, Moncef Bouzid, dependiente de la tienda ‘La Martina’, ve la situación “bastante preocupante” y la Navidad “muy mala, a menos que decidan abrir el cierre perimetral” y el límite horario, por lo que pide “abrir hasta las 22:00 horas” y controlar “por sectores”. Así, ha valorado la posible prórroga de las medidas como un “suicidio declarado para gran parte de los comercios”.

Cleonise de Bessa regenta un centro de peluquería y estética con el mismo nombre que ve el escenario actual como “muy triste con horarios muy estrictos”. “Una está trabajando como si fuera un delito, pero pagando los mismos impuestos”. La pandemia ha afectado al establecimiento, “la estética está parada porque la gente no quiere que le toques ni que estés cerca”, mientras que “un 50% de la clientela no viene” por el límite horario, por lo que se plantea cerrar si continúan las medidas.

Patrick Talbot es propietario de la tienda ‘Top Aviator’, dedicada a la moda de aviación y donde pueden realizarse “prácticas e instrucción para vuelos comerciales” al contar con un “simulador”. “Al no haber turistas y no haber gente, no tenemos negocio”, ha relatado, al tiempo que ha lamentado que las limitaciones a la movilidad afectan no solo a las horas que necesitan los pilotos, sino que dificulta el buscar clientes, ya que oferta su producto “en el norte de Europa porque el tiempo es más frío”. El empresario ha tildado la situación actual como “un desastre, no tenemos ayudas del Gobierno”, considerando que en la segunda ola no se ha aplicado un confinamiento total “como excusa para no ofrecer un soporte y no pagar nada”.

El sector de la cultura tampoco pasa por su mejor momento, y la galería ‘Arte by Leyton’ permanece abierta para “sobrevivir”, a pesar de que “no se ve a nadie” en Puerto Banús, según ha destacado el propietario Curro Leyton, mientras que la artista plástica Penélope Andrés, que expone estos meses, estima que al menos sirve “como centro de contactos”, aunque “hay que buscar otras maneras de ganarse la vida”, también en el epicentro del lujo mundial.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: