“No hay ninguna diferencia entre los populismos de Venezuela o Bolivia y el de España”

«No hay ninguna diferencia entre los populismos de Venezuela o Bolivia y el que vivimos en España». Son palabras del ex presidente del Gobierno, José María Aznar, durante el V Diálogo Presidencial del Foro IDEA, que se ha celebrado telematicamente ante la imposibilidad de los asistentes de viajar a Madrid, que era la sede de este año. El ex presidente del Gobierno ha contestado, así, de forma directa a la pregunta que se le ha formulado. «Los que quieren cambiar las reglas de la transición en España -ha añadido- quieren llevarnos a un populismo autoritario». Según José María Aznar, «eso es un desastre, que acabará mal». «Por eso intentamos oponernos a ello», ha manifestado. «La libertad se defiende todos los días».

Para José María Aznar, «cuando se cuestionan los pilares institucionales de éxito de las democracias liberales se corren enormes riesgos». El ex presidente José María Aznar ha deseado que «Chile no caiga en nada de eso» en el proceso político que ha iniciado «siendo como es -ha recordado- junto a España los dos ejemplos más importantes de transiciones exitosas». Aznar ha dicho a los líderes participantes del foro que «tenemos que convenir y agrupar ideas comunes y ponerlas en valor para defender nuestras democracias».

A este V Diálogo Presidencial han asistido 12 ex Jefes de Estado y de Gobierno de España y América Latina. La convocatoria, con el título «América Latina, ¿ahora o nunca?», ha sido seguida desde numerosos países de varios continentes en directo a la vista de las preguntas y comentarios durante el streaming. La reunión ha presentado la llamada «Declaración de Madrid». En palabras de José María Aznar, la Declaración quiere manifestar que la expresión «América Latina también existe» no es una mera declaración retórica sino «un planteamiento político para coordinar líneas estratégicas y que América Latina no quede marginada por la pandemia». «Hay un peligro -ha dicho Aznar- de un retroceso estructural en términos políticos y económicos. Hay que afrontar la pandemia -ha dicho- a la ofensiva, no a la defensiva». Según José María Aznar, desde el punto de vista político, «la salida no está en el autoritarismo, en el intervencionismo o en el populismo, sino en la libertad y el libre comercio que genera prosperidad y empleo. Necesitamos un crecimiento en libertad, generador de empleos y oportunidades».

Los asistentes al Foro han mostrado su preocupación por el aumento de los populismos aprovechando el miedo que genera la pandemia. Los retos políticos y económicos del continente han sido el hilo conductor de los paneles debatidos. «El miedo vende para concentrar poder político y audiencias de medios de comunicación. Hay una relación entre miedo, audiencias y autoritarismo. Todo se justifica por la urgencia y se hace sin mecanismos de control», ha denunciado Mauricio Macri, ex presidente de Argentina. «¿Quién gobierna en nuestros países?», se ha preguntado Eduardo Frei, ex presidente de Chile. «¿Las redes sociales, la calle, los parlamentos?. Hay figuras en la sombra gobernando en nuestros países», ha dicho.

El ex presidente ecuatoriano, Jamil Mahuad, ha advertido del riesgo de que la pandemia sea «un caballo de Troya para sacrificar nuestras democracias e instalar el autoritarismo y el populismo». «Se pueden perder las elecciones en una democracia, pero cuidado con perder la democracia en unas elecciones», ha sentenciado. El también ecuatoriano, Osvaldo Hurtado, ha recordado el peligro de gobiernos que salieron de las urnas «para convocar procesos constituyentes que, en realidad, eran el primer paso hacia una dictadura».

Venezuela

Las dictaduras en América Latina y especialmente la de Venezuela han estado muy presentes. «Los enemigos también juegan», ha advertido Luis Alberto Lacalle, ex presidente de Uruguay. «No podemos olvidar que existe Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla cuyo fin -ha dicho- es generar en nuestros países situaciones de conflicto». Lacalle cree que «el populismo es una patología del sistema democrático» y que «hay muchas fuerzas conjuradas para quebrantar nuestras democracias». Lacalle ha recordado que «a la legitimidad de origen propia de la democracia ha de seguir la legitimidad de ejercicio del poder por los gobiernos, que es el complemento de la anterior».

Especialmente duro en sus palabras ha sido el secretario general de la OEA, Luis Almagro. «Hay que asegurar a futuras generaciones la vida en democracia. No más dictaduras en el continente. Cuba es la dictadura contra el proletariado sin derechos básicos, con formas de trabajo forzoso. Nicaragua continúa estancada., sin elecciones libres y observadas, los derechos vulnerados y muchas vidas humanas sacrificadas», ha señalado.

Almagro ha mostrado el rechazo de la OEA a las elecciones del 6 de diciembre organizadas por Nicolás Maduro. «Venezuela vive desde Chávez un proceso gradual de cooptación de poderes. Maduro está deslegitimado como presidente. Es un régimen con asuntos de justicia pendientes, acusaciones de corrupción, narcotráfico, crímenes de lesa humanidad. Todo eso es la dictadura venezolana hoy. Es un caso único en la comunidad internacional. Es inaceptable la dictadura venezolana. Los usurpadores deben ser juzgados», ha señalado. «El chavismo-madurismo -ha dicho- es el peor ejemplo de corrupción y autoritarismo».

Para el secretario general de la OEA, «la gobernabilidad tiene que construirse sobre los principios y valores del sistema democrático. América Latina tiene que pasar de la vulnerabilidad a la resiliencia y la pandemia no puede ser una excusa para alterar el orden constitucional de los países».

Junto al secretario general de la OEA, ha participado el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Mauricio Claver-Carone, que cree que «los países no deben elegir entre salvar vidas y salvar economías» y que la «pandemia ha de ser vista como una enorme oportunidad que hay que aprovechar».

Foro IDEA

El anfitrión del encuentro, Nelson J. Mezerhane, presidente del Grupo Mezerhane y de la Fundación IDEA y editor del Diario Las Américas, ha agradecido a todos su participación. Mezerhane ha destacado la necesidad de «certidumbres en nuestros países» y la obligación de buscar «un crecimiento en libertad y con seguridad jurídica, respetando el Estado de Derecho». Nelson J. Mezerhane ha destacado la necesidad imperiosa de esa seguridad jurídica para poder atraer inversiones al continente. Mezerhane ha advertido que «el sistema financiero no puede pagar la cuenta de la pandemia». «No puede venirse abajo y hundirse», ha añadido, reclamado «la colaboración entre gobiernos y entidades privadas y financieras». Mezerhane ha manifestado el compromiso de la Fundación IDEA para ser «proactivos» en la respuesta a la pandemia. «O América Latina se mueve o el mundo se moverá sin América Latina» ha señalado.

Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) es un foro ad hoc integrado por más de 40 ex Jefes de Estado y de Gobierno que, desde la sociedad civil y ante la opinión pública internacional, observa y analiza los procesos y experiencias democráticos iberoamericanos. IDEA reflexiona sobre las vías y medios que permitan la instalación de la democracia allí donde no existe o su reconstitución donde se ha deteriorado y trata de favorecer su defensa y respeto por los gobiernos de los países donde la fundación está radicada. IDEA busca reforzar la solidaridad iberoamericana e internacional a favor de la democracia, del Estado de Derecho y de la garantía y tutela efectiva y universal de los derechos humanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: