Moncloa blinda como “secreto oficial” sus invitados a bordo del Falcon

El Gobierno de Pedro Sánchez vuelve a dar muestras de su opacidad. El presidente socialista, que se ha negado a facilitar información sobre sus  polémicos viajes a bordo del Falcon -incluso en ocasiones en que se le ha requerido por el Consejo de Transparencia- vuelve a escudarse en los «secretos oficiales» para no revelar quién viaja con él en la aeronave.

Así se resuelve en la respuesta a una pregunta por escrito de Vox en el Congreso de los Diputados, a la que ha tenido acceso OKDIARIO. La formación de Santiago Abascal requería al Gobierno información sobre «cuántos pasajeros formaban parte de la tripulación de todos los vuelos realizados junto con el presidente del Gobierno desde enero de 2020 hasta ahora», además de cuántos de ellos «sin incluir la tripulación, eran ajenas al Gobierno o no tenían responsabilidades públicas en dichos viajes».

En la contestación, el Ejecutivo se remite, una vez más, a la Ley de Secretos Oficiales -que data de 1968- para esgrimir que «tanto los informes sobre movimientos de aeronaves militares como los planes de protección de autoridades y pasajeros sometidas a la misma, y en concreto los informes y datos estadísticos sobre movimientos de fuerzas, buques o aeronaves militares, deben tratarse como materia clasificada con el máximo grado de protección».

«En consecuencia, no resulta posible facilitar información adicional a la que se proporciona a través de la página web, conforme a la Ley de Transparencia, referida a la agenda del Presidente del Gobierno y del resto de miembros del Ejecutivo», añade a continuación.

Asimismo, se remite a una sentencia de la Audiencia Nacional y una resolución del Consejo de Transparencia, según las cuales, no se facilitarán datos de vuelos «cuya información haya sido clasificada». Es decir, ya que el Gobierno determina como tal todos los desplazamientos de Sánchez, se restringe también el acceso a toda la información.

Transparencia, sin embargo, se ha pronunciado en distintas ocasiones sobre el uso erróneo y abusivo que Sánchez hace del «secreto oficial» para no facilitar información sobre sus desplazamientos.

En varias resoluciones, el organismo ha instado al Ejecutivo a revelar, por ejemplo, el coste de algunos viajes polémicos, como el que Sánchez realizó al Festival Internacional de Benicàssim (Castellón) para disfrutar del concierto de uno de sus grupos favoritos.

El Consejo ha entendido en distintos pronunciamientos que los datos sobre un viaje del líder socialista no pueden considerarse secretos por el simple hecho de ser información sobre un viaje del presidente del Gobierno y que se realiza una interpretación errónea por parte de Moncloa.

Uso personal

En su exposición, Vox denuncia que los viajes de Sánchez a bordo del Falcon «no siempre se han hecho con fines oficiales, que es el uso que debe realizarse de este medio de transporte».

Así, recuerdan además del Festival de Benicàssim, que «al menos nueve de esos vuelos realizados en 2019 tenían un fin particular o de partido», por ejemplo, «para acudir a mítines del PSOE». Señalan, además, que el pasado 4 de agosto el presidente socialista viajó en Falcon a Lanzarote, donde se encontraba su familia, para disfrutar de sus vacaciones.

Vox también señala que el Consejo de Transparencia determinó que «no ampara la calificación con carácter general como secreto de toda información relativa a los desplazamientos del presidente del Gobierno, más aún por cuanto se incardinan en su actividad como presidente».

El partido de Abascal recuerda que este organismo destacó «la relevancia pública del conocimiento de la información como instrumento de rendición de cuentas», concluyendo -en anteriores ocasiones referidas a viajes de Sánchez- que «no procede la aplicación de ningún límite al acceso» de la información.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: