“Me preocupa más coger el virus”

Entre el temor y la satisfacción se movían los sentimientos de los malagueños de entre 60 y 65 años que ayer tenían cita con AstraZeneca, la vacuna contra el coronavirus en la que también han trabajado los investigadores de la Universidad de Oxford, cuestionada por su relación con posibles casos de coágulos sanguíneos o trombos. En la Axarquía, 1.700 personas habían sido citadas ayer para ponerles la dosis. Para ello se había habilitado una carpa en el Recinto Ferial Prado del Rey de Vélez-Málaga.

Me preocupa más el virus que los efectos secundarios de la vacuna”, afirmó Yolanda García mientras llegaba al puesto de control en el que comprobaban la hora de su cita. Cada dos minutos entraba una persona a la carpa en la que trabajaban una treintena de profesionales sanitarios del Área Sanitaria Málaga-Axarquía. Ese era el tiempo estimado para cada dosis aunque el proceso completo ha tenido un tiempo medio de entre 20 y 30 minutos. En recepción se le recogían los datos y se elaboraba un cuestionario prevacunal.



Posteriormente, los usuarios accedían a la zona de vacunación. Finalmente, se accedía a la zona de postvacunación, donde se había habilitado un espacio para que se pudiese llevar a cabo la espera de 15 minutos que indican los protocolos de la estrategia de vacunación ante posibles efectos secundarios.

“Ha sido muy rápido. La organización muy buena y las enfermeras mejor”, comentaba una mujer que salía acompañada de un matrimonio de Torrox. “Algo asustadilla estoy porque nos han puesto la que nadie quiere”, continuó temerosa por los posibles efectos secundarios. “La probabilidad de que pase algo es muy baja, y lo importante es que esto se acabe y ya empecemos a funcionar”, la animaba el hombre, propietario de un negocio.

Cada dos minutos se ponía una dosis pero el proceso completo es de 30 minutos

También se tuvo en cuenta a las personas más vulnerables, de manera que se había creado un espacio habilitado para que puedan acceder en coche y se pudiesen vacunar sin necesidad de bajarse del mismo. El Área Sanitaria Málaga-Axarquía estima que entre los siete puestos con los que cuenta este espacio de vacunación masiva se podrían administrar hasta 2.100 dosis al día, lo que en una semana supondría 14.700 dosis. Los equipos que ayer trabajaban en la carpa en el centro de recepción confirmaron que “la afluencia estaba siendo muy buena”. “La mayoría de las citas se están cumpliendo”, apostillaron.

“Muy contenta no estoy, más bien preocupada por los efectos porque la información que se ha dado de esta vacuna es muy negativa”, reconocía Ana María Rico de Torrox Costa. A Hector Vargas, lo que le preocupaba es que le habían dado cita para la segunda dosis para dentro de tres meses. “Tengo dos hermanos médicos y me la han recomendado. Es como la de la gripe”, expresaba Francisco de Vélez-Málaga. Antonio de Almayate llegaba “con ganas”. “Estoy contenta y preocupada, espero que no pase nada y no me toque la china”, aunaba sensaciones María de Torre del Mar. Todos coincidían en la inquietud que les generaba el posible malestar en el cuerpo que les pudiese causar esta primera dosis.

El delegado territorial de Salud y Familias en Málaga, Carlos Bautista, que acudió a este punto de vacunación masiva, junto con el alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno Ferrer (PSOE) y el gerente del Área Sanitaria Málaga-Axarquía, Miguel Moreno, recordó que “Andalucía es la primera comunidad poniendo vacunas”. El gerente del Área Sanitaria Málaga Axarquía agradeció al alcalde de Vélez-Málaga el espacio cedido “para que la vacunación se pueda llevar a cabo con las mejores garantías de prevención y seguridad”.

El regidor también agradeció a los profesionales del Área Sanitaria la labor que están realizando y pidió a la población que confíe.

En el centro de vacunación de Teatinos por la tarde la situación era transversalmente distinta. No había ni dudas ni temor, no porque no pudieran existir, sino porque no habían personas esperando para ser vacunadas. Pasado el mediodía las enfermeras se dedicaron a organizar la agenda y asignar nuevos turnos de vacunación: “Hoy [por ayer] ha sido un día mucho más tranquilo que cualquier día normal, la mayoría de las citas que teníamos eran para menores de sesenta años, por lo que no hemos tenido mucha afluencia”, aseguraba una de ellas.

Pese a la posible desconfianza, las enfermeras afirman que quiénes sí tenían cita y han acudido porque entraban en el rango de edad no ha habido ningún tipo de problema, “quién tenía que ponérsela lo ha hecho sin problema ninguno, nadie nos ha transmitido dudas, hemos notado bastante seguridad”. Aseguran las enfermeras que tampoco notaron temor entre los nuevos citados para los días venideros, por lo que esperan que vuelvan las colas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: