Madrid amenaza de contagio a toda la derecha

Madrid amenaza con contaminar a media España, no la ha contagiado del todo con su polarización política prebélica, pero lo que se juega en la capital del país afectaría al sistema de reparto electoral de los tres partidos que abarcan del centro a la derecha. Porque lo que se dirime el próximo 4 de mayo es si el PP vuelve a hegemonizar la derecha española, aislando, esta vez, a Vox a un papel secundario al servicio obligatorio a los populares y dejando a Ciudadanos sin representación. Listo para un desmoronamiento total. Si Isabel Díaz Ayuso, la candidata del PP en Madrid, lo logra, el partido de Aznar emergerá, será otra vez la casa común y eso provocará movimientos en toda España, incluida Andalucía.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, es el anverso de Díaz Ayuso, lo que le gusta es pescar a la izquierda del PP, en los terrenos de Ciudadanos. Incluso cree, y así se lo explicó a los periodistas este jueves, que comienza a recibir apoyos de anteriores electores socialistas. Ha hablado con Díaz Ayuso en dos ocasiones desde que ésta adelantó las elecciones, pero no participará de momento en su campaña. El argumento es que en esa comunidad hay demasiados grillos, y no es recomendable añadir más tumulto con líderes llegados de fuera.



También, claro está, se puede entrar en contradicciones. Díaz Ayuso, asesorada por Miguel Ángel Rodríguez, el primer portavoz de Aznar como presidente y el periodista que le llevó de Valladolid a la Moncloa, ha retado a toda la derecha en la villa, y mantiene serias diferencias con la dirección nacional de Pablo Casado. Una posible coalición con Vox es la principal, Génova no quiere gobiernos con la gente de Abascal que pudiera echarlos hacia la derecha populista. Pero ésa es la cuestión que Díaz Ayuso ha planteado: comerle el terreno a Vox con un discurso similar a los populistas y acabar con Ciudadanos por descrédito de lo sucedido en Murcia. El último enfado de Génova es el fichaje del actor Toni Cantó, procedente del partido de Arrimadas.

A Juanma Moreno le vendría mal que el Gobierno de Madrid proyectase la fórmula PP más Vox a toda España, eso perjudicaría sus opciones en Andalucía. El pasado 5 de marzo, en una conferencia en el Círculo de Economía de Barcelona, ante el empresariado moderado catalán, Juanma Moreno se confesó más progresista que su propio partido, debido a que, y ésa fue la razón que dio, que provenía de una comunidad autónoma situada más a la izquierda que la media española. Es la misma estrategia, confesa, de José Bono cuando empalmaba mayorías absolutas en Castilla-La Mancha. Un poquito más a la derecha del PSOE.

Así que Moreno va con un discurso que no es el de Ayuso, aunque comparte con ella el objetivo de reunificar a toda la derecha en torno al PP. No lo explicita así, porque mantiene la relación con Ciudadanos y Vox, pero su portavoz parlamentario, José Antonio Nieto, ya ha comenzado a morder a los naranjas. El jueves pasado, en los corrillos del Parlamento, y a la vista de las últimas encuestas y las propias, Juanma Moreno sostuvo que hay un electorado templado que votó a socialista que ahora podría apoyarle. Ya ha acuñado su “modelo andaluz” de gobernar, que se basa en tres pilares: moderación, estabilidad y confianza. 

En Ciudadanos no lo creen así, admiten que Juanma Moreno está proyectando una imagen de presidente moderado, pero no comparten que el votante de centro izquierda termine apoyando en las urnas al PP, un partido que, además, sigue lastrado por los problemas de corrupción. De todos los consejeros, es la de Igualdad, Rocío Ruiz, la que mejor juega en el ala izquierda. La prueba es la Ley de Infancia, que saltó el miércoles pasado su primer obstáculo con el apoyo del PP, Ciudadanos y los dos grupos de izquierda, PSOE y Adelante Andalucía. Ruiz le pidió el apoyo, de modo expreso, a Susana Díaz en un encuentro que ambas tuvieron hace unos días, lo que quizás haya levantado las acusaciones de Vox sobre una conspiración de esta consejera sobre una moción de censura.

Porque eso sí está descartado en Andalucía, ningún parlamentario ni consejero de Ciudadanos participaría en una moción de censura contra Juanma Moreno. Ni a favor de Susana Díaz ni de otro candidato que esté fuera del Parlamento, no es un asunto de nombres, sino de compromiso con el Gobierno del cambio. En ese sentido, el Gobierno andaluz seguiría con apoyos suficientes, incluso si Ciudadanos se queda fuera de la Asamblea de Madrid.

No obstante, eso provocaría un cataclismo en toda España, incluida Andalucía. Sería muy difícil que todos los que aún pertenecen a Ciudadanos, tanto en el Gobierno andaluz como en el grupo parlamentario, siguiesen siendo partidarios de acudir a las elecciones andaluzas con una marca propia, ganaría mucho peso la coalición con el PP. Tras la debacle catalana y después de perder el Gobierno de Murcia, a Inés Arrimadas le sería muy difícil mantener la maltrecha cohesión del partido.

Juanma Moreno ha vuelto a ratificarse esta semana en que, de ningún modo, convocaría elecciones anticipadas, aunque los sondeos le fuesen propicios. Los precedentes que tiene en Andalucía son nefastos para estos adelantos, porque nadie prevé bien qué ocurriría con la participación. 

Un dirigente socialista ha explicado a este medio que no cree que Moreno esté atrayendo votantes de su partido, aunque -admite- que sí está bien valorado. La razón que da es que Moreno, además de proyectar esa imagen de moderación, no tiene una oposición que le haga daño, porque Susana Díaz no es capaz de plantearla por su condición de ex presidenta. Los socialistas críticos confían que el señalamiento de un candidato alternativo volvería a movilizar a sus votantes.

Este tipo de argumentos es el que aconsejan no cambiar la fecha de las elecciones de su cita prevista. Por si Madrid añade incertidumbre a todos, la salida de Pablo Iglesias del Gobierno de Pedro Sánchez también lo deja a expensas de que el líder de Unidas Podemos pueda mutar su apoyo en una oposición despiadada contra sus antiguos aliados. Por eso, no hay que descartar una convocatoria electoral por parte de Pedro Sánchez ni que éstas coincidieran con las andaluzas si en San Telmo les da por seguir el nefasto ejemplo de Susana Díaz.  

    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: