Los trabajos se retrasaron por las expropiaciones y el Covid-19

Mejorar las conexiones de transporte público ferroviario entre las principales ciudades andaluzas (Sevilla, Málaga y Granada) con tiempos competitivos que inviten a dejar el coche en casa es sin duda una asignatura pendiente. No es de recibo que se tarde lo mismo en ir en tren en Alta Velocidad de Sevilla a Granada que de Sevilla a Madrid. O que Sevilla quede de Mñalaga a dos horas en tren por las vías de Alta Velocidad.

La previsión de Rajoy era que la obra se licitara en 2018 y estuviera terminada en 2020, pero habrá que esperar al menos a 2022

Para corregir este desajuste, el Ministerio de Fomento se planteó en su día el enlace ferroviario para el AVE que está en construcción a la altura de Almodóvar del Río (Córdoba). Eran los años del Gobierno de Mariano Rajoy.



La obra, sin embargo, lleva un retraso considerable a juzgar por los anuncios políticos que lanzó Rajoy a la prensa: que la obra se licitaría en 2018 y estaría operativa a lo largo de 2020. Finalmente la obra se adjudicó en noviembre de 2019 y se ha venido retrasando porque surgieron dos escollos, uno a cuenta de las expropiaciones, ya que la actuación afecta a 16 fincas y más de 137.000 metros cuadrados de terreno.

El otro escollo, según Adif, se ha debido al retraso con que llegaron los suministros por la crisis del coronavirus.Todo ello dilató el inicio de la obra ocho meses más de lo previsto.

Los trabajos sobre el terreno se iniciaron en julio de 2020 y durarán, al menos, hasta 2022, ya que el plazo de ejecución de la obra civil es de 20 meses.

Adif exige al adjudicatario que la vida útil de los desvíos sea de 30 años o más

En el pliego de condiciones del segundo contrato que acaba de adjudicarse referido a la fabricación de los cuatro desvíos específicos del AVE a la altura de Almodóvar del Río se dice que el objetivo es “conseguir un desvío de grandes prestaciones con un bajo nivel de mantenimiento”.

La exigencia de Adif a la adjudicataria es que fabrique unos desvíos que duren al menos 30 años. “La vida útil a priori del desvío ha de ser similar a la prevista para los elementos de la plena vía, es decir del entorno de 30 años o superior. Esto ha de ser válido para todos y cada uno de los componentes del desvío, en caso contrario deberá ser justificado por el fabricante. La garantía para los desvíos suministrados cubrirá un tráfico equivalente a 100 millones de toneladas una vez puesta en servicio la línea”, según consta en los pliegos que pueden verse en la web de Adif.

Según el Gobierno, el baipás diseñado ofrece capacidad suficiente para las circulaciones previstas sobre estas líneas a futuro, ya que la solución de vía única es similar a la existente en otras líneas de la red de Alta Velocidad ya en explotación.

Por otro lado, la solución es compatible con una futura ampliación para dotarla de los equipamientos solicitados en la fase de información pública por la Junta de Andalucía (vía doble y enlaces a distinto nivel mediante estructuras tipo salto de carnero), que podrán ser acometidos cuando las necesidades de los tráficos así lo requieran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: