Los sanitarios estallan y se ponen en pie de guerra contra la Junta de Andalucía

Es la gota que colma el vaso. Una frase hecha comúnmente utilizada y que viene a definir hoy a la perfección la situación en la que se encuentran los sanitarios sevillanos tras la publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) de una orden por la que se establecen nuevas medidas en materia de recursos humanos y medios para la gestión de la crisis del coronavirus y en la que se recoge la potestad por parte de la Consejería de Salud de podrá modificar turnos, destino y vacaciones del personal de sus centros sanitarios ante los signos de saturación del sistema debido a la incidencia del coronavirus.

La instrucciones recogidas en la Orden del 8 de noviembre de 2020, que fueron publicadas ayer domingo en el BOJA, pendientes de ratificación judicial, han caído como un jarro de agua fría entre el colectivo sanitario que asegura que “con excusa de la pandemia, se vulneran derechos fundamentales de los trabajadores”. Así lo han manifestado este lunes los portavoces en Sevilla de los sindicatos UGT, Sindicato de Enfermería en Andalucía, Satse, y Sindicato Médico en una concentración de urgencia convocada a las 12:00 horas a las puertas del Hospital Virgen del Rocío, buque insignia de la sanidad pública andaluza y uno de los centros más afectados por esta segunda ola de la pandemia, y ante el que varias decenas de profesionales han mostrado su rechazo a lo que consideran “un atropello” de la Junta.



“Se llega tarde y mal. Rechazamos totalmente esta orden de la Consejería de Salud que maltrata a los profesionales, que vulnera a directivas europeas en cuanto a la limitación de las jornadas de trabajo y las horas descansos y con la que se les exige más e incluso recortándoles derechos cuando lo están dando todo. No se les puede exigir más”, manifiesta la portavoz de Satse en Sevilla, Reyes Zabala.

Según recoge dicha orden, su objeto “es el establecimiento de medidas extraordinarias en materia de prestación de servicios de los trabajadores sanitarios, así como la puesta a disposición de la autoridad sanitaria de los medios que sean necesarios para la gestión de la situación de crisis, como consecuencia de la evolución de la crisis sanitaria originada por el coronavirus” y la misma “es aplicable a todo el personal adscrito a los centros sanitarios dependientes del Servicio Andaluz de Salud”.

Los representantes de los trabajadores sanitarios lamentan que con esta instrucción “se anulan” las vacaciones, licencias y permisos, las excedencias por cuidados de familiares e hijos, la reducción de jornada, la jornada mínima de trabajo, los periodos mínimos de descanso entre jornadas, y hacen obligatoria la movilidad en los centros y entre distintos centros y localidades.

“No podemos tolerar más maltrato a unos profesionales que se están dejando la vida y para que encima se les empiece a recortar derechos y, además por un órgano que entendemos, no es competente. Lo que nos hemos encontrado es un documento que se aleja bastante del derecho de unos profesionales, que saben, van a responder con profesionalidad”, insiste Zabala. 

Además, han criticado desde UGT, “se podrá obligar” a realizar funciones distintas a la de su categoría profesional y suspender la exención de hacer guardia a los mayores de 55 años. “Todo esto lo pueden hacer los gerentes de los centros como quieran y además contratar sin ningún control a quien quieran y el tiempo que quiera”, señalan.

Desde este sindicato califican los efectos de esta orden como “una patada a los derechos de unos 120 mil trabajadores del sistema sanitario público andaluz” en una plantilla que está “agotada porque no se cubren las bajas a pesar de la saturación del servicio en la situación de pandemia actual”.

También desde UGT, la secretaria general del sindicato en Andalucía, Carmen Castilla, que conoce muy bien el sector sanitario por su profesión de enfermera, ha indicado este lunes que espera que la Junta “suspenda la medida de inmediato” porque “no puede admitir” que se dejen las condiciones laborales del personal sanitario “a la arbitrariedad de los gerentes de los centros sanitarios u hospitales”, ha señalado Castilla.

Mientras el Sindicato Médico de Sevilla hace hincapié en el “atropello y comportamiento errático y autoritario” de la Junta al aprobar esta orden que, además, supone dejar en suspenso los plazos para la toma de posesión del Concurso de Traslados y las oposiciones del SAS. “En plena pandemia, cuando el sistema sanitario depende de manera crítica del esfuerzo y la colaboración de los profesionales sanitarios, la Junta de Andalucía nos vuelve a maltratar suspendiendo a última hora las tomas de posesión de las OPE y traslados en marcha. La mayoría de los compañeros han tenido que prepararse para el traslado tomando días libres, solicitando cambios de colegio para sus hijos, alquilando viviendas o despidiéndose de sus pacientes. Ahora todo ese esfuerzo es inútil y habrá de ser revertido, lo que no será fácil”, denuncia su presidente Rafael Ojeda.

Sobre movilidad funcional, la orden expone que la Gerencia del Distrito Sanitario de Atención Primaria, Hospitales, Áreas de Gestión Sanitaria y Centros de Transfusión, Tejidos y Células podrán asignar al personal  temporalmente a puestos de trabajo que, como consecuencia de la situación epidémica, se hallen coyunturalmente desatendidos, aunque estén ubicados en unidad o centro sanitario distintos al de su destino, primando siempre la voluntariedad, según recoge el BOJA. El Sindicato Médico de Sevilla critica, no obstante, que se trata de “una cuestión que no tiene ningún criterio”.

Los sindicatos coinciden en criticar, no sólo las medidas contenidas en esta orden, por “más que alguna pudiera justificarse con el estado de la pandemia”, sino también “las formas” de la administración sanitaria andaluza. “No sólo no se han negociado con los representantes de los trabajadores si no que ni siquiera se les ha informado previamente. Esto es una falta de respeto total a los representantes legítimos de los trabajadores”, señala desde Satse Reyes Zabala y añade el presidente del Sindicato Médico: “No podemos tolerar que a la presión provocada por la pandemia se sume el atropello de unas medidas adoptadas a última hora, sin negociación con los sindicatos y sin el menor respeto hacia nuestro colectivo”.

La polémica orden que ha hecho estallar a los sanitarios, y con la que se pretende reforzar el volumen de profesionales dedicados a hacer frente a la pandemia del coronavirus, llega tras varias semanas de advertencias por parte de los los principales sindicatos y organizaciones sanitarias de la situación “crítica” en la que se encuentran los hospitales sevillanos y tras anunciarse la semana pasada un plan de contingencia hospitalaria con una previsión de aumento de camas hasta las 3.618 camas de hospitalización y 566 de UCI, del cual los sindicatos también insistido en advertir de las “carencias de personal” para darle soporte.

“Desde el Sindicato Médico llevamos semanas anunciando el grave empeoramiento de la pandemia. Hemos insistido repetidamente en la necesidad de endurecer las medidas dirigidas a frenar la transmisión de la enfermedad. Sin embargo, bien por mera negligencia o bien porque han primado los intereses económicos sobre los sanitarios, nos hemos vuelto a encontrar en una situación desesperada de la noche a la mañana. Ahora la Junta pretende hacer a toda prisa lo que debió hacer con calma hace semanas, y pretende hacerlo, una vez más, a costa de los profesionales”, denuncia el presidente de la principal sección sindical entre los galenos sevillanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: