Ligero freno a operaciones programadas en Málaga para evitar un colapso ante un aumento del Covid

Así como la pandemia obliga a un dificilísimo equilibrio entre salud y economía, en los hospitales fuerza a otro malabarismo menos conocido pero también muy complicado en la antesala del periodo de procesos catarrales y gripales: no parar la maquinaria que trata las otras patologías para que las listas de espera no estallen, pero no ponerla tampoco a pleno rendimiento porque no habría camas suficientes ante el previsible aumento de casos de Covid y procesos típicos de la época de frío.

Fuentes sanitarias aseguran que, de momento, no se están suspendiendo operaciones pese a que, además de los enfermos de las patologías convencionales, este otoño hay casi 400 pacientes ingresados con Covid en los hospitales malagueños. Exactamente, 393; una cifra que equivale casi a las camas que tienen los comarcales de Vélez (172), Antequera (158) y Ronda (136) juntos.



De modo que no se están desprogramando operaciones, pero sí se están programando algunas menos. “No se está paralizando la actividad quirúrgica, pero se está ralentizado ligeramente. No se desprograma, sino que no se programa tanto”, aclaró otra fuente.

Es decir, se está echando ligeramente el freno a las intervenciones programadas para que los hospitales afronten con cierta holgura de camas las semanas venideras. No sólo por un incremento de casos en Málaga, sino incluso por la posibilidad de que tenga que recibir enfermos de otras provincias de Andalucía cuyos centros sanitarios ya están al límite.

Desde los hospitales se aclara que por ahora “no se ha desprogramado nada”, pero se matiza que en caso de que la situación se complicara, habría que suspender intervenciones, como ya se hizo en marzo y abril, durante el pico de la primera ola.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: