Las 14 víctimas en Andalucía silenciadas por los socialistas Susana Díaz y Juan Espadas

ETA cometió en 1983 su primer asesinato en Andalucía, lugar en el que mataron a un total de 14 personas. 14 vidas, que hoy silencian la secretaria general del PSOE Andaluz, Susana Díaz, o el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, para contentar a un Pedro Sánchez que se nutre de los beneficios a estos asesinos para lograr sacar adelante sus cuentas.

Fue en Cádiz donde los etarras asesinaron a Alfredo Jorge Suar Muro, médico de la prisión de El Puerto de Santa María, en el año 1983. Primer víctima olvidada por los socialistas hoy, casi 40 años más tarde. En Sevilla, regida por el socialista Juan Espada, ETA mató a un total de siete personas. Algo insuficiente para lograr que se enfrente a Sánchez en sus beneficios penitenciarios a estos etarras.

El 28 de junio de 1991, un explosivo era introducido en la prisión de Sevilla I con el objetivo de matar a Javier Romero Pastor, director del centro. Cuando el paquete estaba siendo revisado, estalló, dejando a cuatro personas muertas: el funcionario de prisiones Manuel Pérez Ortega, los presos Jesús Sánchez Lozano y Donato Calzado García y el familiar de uno de estos presos, Raimundo Pérez Crespo. Además, hubo más de 60 personas heridas en total.

Por supuesto, la sed de sangre etarra no se sació con tal barbarie. En 1998, dos etarras asesinaban en el portal de su casa al concejal del PP, Alberto Jiménez Becerril, y a su esposa, Ascensión García Ortiz. Estos días, de hecho, han sido sus asesinos etarras algunos de los acercados a las prisiones vascas.

Dos años más tarde, en octubre del año 2000, los asesinos etarras entraron en el despacho del coronel médico del Ejército del Aire, Antonio Muñoz Cariñanos, a quien propinaron varios disparos que acabaron con su vida.

Asesinatos y más asesinatos. Crímenes, bombas, tiros y amenazas que hoy sirven a Pedro Sánchez para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con la complicidad de los líderes socialistas de Andalucía, como Susana Díaz o Juan Espadas que, con su silencio, siguen pisoteando el recuerdo de las víctimas de ETA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: