Hacienda prepara una renovación de tasas en Andalucía para recaudar un 28% más al año

La Consejería de Hacienda y Financiación Europea prepara una reforma de la Ley de Tasas y Precios Públicos de Andalucía que supondrá un aumento 12,1 millones de euros en la cantidad que la Administración autonómica recauda con estas figuras fiscales. El montante es ínfimo si se tiene en cuenta que el Presupuesto de la Junta en 2021 ronda los 41.000 millones de euros, pero la cantidad no es desdeñable si se tiene en cuenta que la previsión de ingresos de la que parte Hacienda es de 41,98 millones de euros. El proyecto que prepara el departamento liderado por Juan Bravo debe ser aprobado por el Consejo de Gobierno y, después, superar el trámite parlamentario, pero contempla un crecimiento anual de estos ingresos superior al 28,8%.

Como la memoria económica de este anteproyecto de ley, con fecha de diciembre de 2020, la mayor parte de este incremento recaudatorio es el resultado de la actualización de la norma, ya que hay algunas de estas tasas que todavía figuran en pesetas en la normativa que las regula, que data de 1988. Pese a su antigüedad, e trata, según la memoria justificativa de este anteproyecto de ley, de una normativa en “constante mutación”, ya que en las últimas tres décadas “se han producido una sobrevenida creación y supresión de servicios públicos, así como un modo cambiante en el tiempo de los que se venían prestando”. El resultado de esta reforma, por lo tanto, conduce a un aumento de la recaudación por la creación de “nuevos hechos imponibles”, pero también por la “adaptación” del importe del servicio a la realidad actual en determinados sectores.



Más de un tercio del aumento de la recaudación prevista tiene que ver con las tasas relacionadas con la agricultura, la ganadería y la fecha marítima. Si se cumplen los cálculos realizados por la Consejería de Hacienda, la reforma permitirá el ingreso de 4,41 millones más por la puesta en marcha de tasas por la prestación de servicios facultativos agronómicos y veterinarios, así como la actualización de los servicios de diagnóstico, análisis y dictámenes prestados por los laboratorios agroganaderos, agroalimentarios y de control de calidad en servicios pesqueros. Los cursos de enseñanza profesional marítimo-pesquera y de formación en materia de bienestar animal pasan a ser gravados todos por igual, lo que permite cobrar por nuevas acciones formativas.

Las nuevas tasas en materia de medio ambiente también supondrán un aumento de los ingresos de 3,25 millones de euros anuales. Esto es así por la actualización del coste de algunos servicios o la adaptación de normativas europeas. También se tiene en cuenta ’la incorporación de nuevos hechos impositivos “en pro de la conservación y el uso sostenible de la flora, fauna y la protección de las especies silvestres”, sobre todo aquellos relacionadas con actividades deportivas, de ocio y turismo activo en el medio natural.

El resto del aumento de recaudación procederá de los tributos en materia de salud, como la tasa por evaluación de ensayos clínicos y la de acreditación de actividades de formación continuada de las profesiones sanitarias, que se actualizan para “cubrir el coste real del servicio” y se equipara su precio al de otras comunidades. También crecerán los ingresos por el ajuste de la tasa de servicios sanitarios, como son, por ejemplo, los reconocimientos médicos; o por la tasa en materia de selección de personal, cuya recaudación subirá por la acumulación de ofertas de empleo público en un solo proceso. “Si al acumular dos ofertas se ofertan plazas de cuerpos nuevos, no sólo aumenta el gasto, sino en ese supuesto también los ingresos previstos”, señala la memoria económica elaborada por el director general de Tributos, Financiación, Relaciones Financieras con las Corporaciones Locales y Juego, Manuel Vázquez.

También habrá aumento de ingresos por la creación de una tasa por el uso de espacios culturales y patrimoniales gestionados por la Junta. La creación de este tributo provoca que las tasas del ámbito cultural sean las que experimentan un mayor aumento porcentual, ya que hasta ahora los ingresos eran ínfimos y se prevé recaudar más de 700.000 euros.

No toda la reforma resultará en un aumento de ingresos, ya que, como indica la memoria justificativa, la “racionalización y simplificación” de las tasas redundará en la eliminación de algunos costes para la ciudadanía por servicios que ya no existen. Como ejemplo, la nueva norma eliminará la tasa por la suscripción al Boletín Oficial de la Junta de Andalucía “oficial y auténtico”, un documento en papel que deja de tener sentido desde 2012, cuando comienza a publicarse en internet, por lo que está disponible para la población de forma gratuita. Entre las reducciones de ingresos que contempla la memoria económica del anteproyecto destacan aquellas en materia de vías pecuarias, publicidad oficial, fomento, comunicaciones y juegos y apuestas.

Según los cuadernos de recaudación que, cada mes, publica la Consejería de Hacienda y Financiación Europea, Andalucía ingresó 136,5 millones de euros en 2020 en concepto de tasas, aunque hay que tener en cuenta que 84 de esos millones se corresponden con la llamada tasa fiscal sobre el juego, que queda fuera de esta norma. Este gravamen sufrió una importante reducción en su recaudación el año pasado, ya que fue bonificada por el Gobierno andaluz para paliar los efectos económicos de la pandemia en los locales de juegos y apuestas, entre ellos algunos establecimientos de restauración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: