Elige la lavadora como compañera en el ahorro energético

En la actualidad, las lavadoras son un electrodoméstico infaltable en los hogares. Puede que no todos cuenten con artefactos más pequeños, como multiprocesadoras, licuadoras o waffleras. Pero la lavadora, por la función que cumple en la vida diaria de las personas, se ha convertido en un miembro más de la casa.

La tecnología ha desarrollado para este electrodoméstico diferentes utilidades y funciones que lo hacen único. Desde sensores para detectar las diferentes telas, que permiten un lavado enfocado en cada prenda, hasta programaciones digitales diferidas y que pueden controlarse desde un Smartphone. Asimismo, están pensadas y diseñadas para la preservación del medio ambiente, con lavados casi silenciosos y con tamaños que se adecuan a cualquier rincón destinado para su ubicación.

Las lavadoras cuentan con programas de lavado que permiten que el usuario pueda combinar las funciones y, de esta manera, reducir tanto la cantidad de agua que ingresa, en el caso de que sean pocas prendas, el tiempo de lavado, la intensidad, entre otras. Estas formas de lavado que surgen de la selección de programas según sea necesario, da cuenta que el usuario también pueda contribuir al ahorro de energía y de tiempo.

Este artefacto, que reemplazó el lavado a mano, y que fue uno de los primeros en automatizarse, ofrece una comodidad y una resolución a una tarea necesaria en lo cotidiano. Pero este beneficio no es gratuito. La lavadora es un electrodoméstico que consume mucha energía y agua, otro recurso que se debe cuidar mucho.

Si bien algunos de estos artefactos eléctricos cuentan con programas que permiten una reducción del consumo de agua y energía, existen otras técnicas para tener en cuenta y poner en práctica para contribuir al ahorro energético.

Muchas lavadoras ya vienen con diferentes funciones de lavado que permiten realizar una eficiente limpieza de las prendas, calculando el agua necesaria, y un tiempo de proceso adecuado a la cantidad de ropa y sus características.

Para los consumidores más exigentes, las grandes marcas no descansan para satisfacerlos, con nuevos modelos, colores, funcionalidades y tamaños. Pese a que estos artefactos hogareños suelen parecer muy independientes, con sus procesos de lavado que con presionar unos botones resuelven su función, también tienen sus limitaciones.

Si bien no necesitan de una intervención del usuario mientras está cumpliendo con su función, es necesario saber que existe una manera de contribuir a un ahorro energético, aún más eficiente que los programas preestablecidos que vienen con el electrodoméstico.

Existen problemas típicos con lavadoras, que están vinculados a su uso inadecuado o a la falta de mantenimiento.

Algo muy simple pero que consume mucha más energía de la prevista, es utilizar las lavadoras con el jabón inadecuado. No es lo mismo jabón que detergente. Por lo general, el jabón suele dejar residuos en el artefacto, lo que hace que su acumulación pueda endurecerse a futuro y culmine obstruyendo algún conducto, y aparece el problema de que la lavadora no desagua. Este error también se podrá visualizar en las prendas, ya que se verán restos de jabón en ellas. Pero ello no lo es todo: el hecho de que el jabón no sea el correcto y sea necesario realizar más enjuagues, implicará que la lavadora realice más procesos y utilice para ello más cantidad de agua y por ende, electricidad.

Otra recomendación para los usuarios es la organización del lavado, es decir, lavar las prendas con menos frecuencia. De esta manera se unifica en un solo proceso el lavado de las prendas. Además, se puede realizar un previo lavado a mano, para aminorar la suciedad instalada en las prendas, y así programar un lavado más leve y corto. Por otro lado, un dato no menos es la temperatura del agua que ingresa al electrodoméstico. No solo cuidara las prendas, sino que se podrá ahorrar n hasta un 60% en el consumo de energía.

Es necesario un correcto mantenimiento del artefacto, de manera de prevenir problemas a futuro. Los reparadores de lavadoras contribuyen con el mantenimiento de los electrodomésticos y lo solucionan incluso en el mismo día, garantizando la vida útil y su correcto funcionamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: