El PSOE retoma la vida orgánica con la vista en los congresos de 2021

El PSOE recupera su vida interna este año, con la vista puesta en los congresos federal y regional que se celebrarán a lo largo de 2021. A finales de este año, los socialistas andaluces celebrarán su cónclave y antes deberán decidir quién será su líder en unas elecciones primarias. Ferraz quiere convocar el congreso federal en junio y, si no es posible, en septiembre, será de modo presencial, pero aunque la voluntad es ésa todo depende de cómo de avanzada se encuentre la vacunación contra el Covid-19.

2020 fue un año de calma en lo orgánico, tanta que el comité federal, que es el máximo órgano entre congresos, sólo se reunió en febrero. La ejecutiva de Pedro Sánchez se reunirá el próximo lunes, y es posible que se le ponga fecha a este comité, donde los dirigentes socialistas de todo el país se volverán a ver desde antes del inicio de la pandemia. En cualquier caso, será antes del 14 de febrero, para cuando están señaladas las elecciones catalanas. La fecha probable es el 16 de enero.



La velocidad y magnitud de la tercera ola del coronavirus es tan intensa que puede terminar afectando a la celebración de los comicios catalanes. En 2020 hubo elecciones en Galicia y el País Vasco, justo entre la primera y segunda ola, pero ya habían sido retrasadas en una ocasión. Este es un factor permanente con el que hay que contar en todo 2021, el calendario sigue siendo incierto por culpa del coronavirus. Esta puede ser la causa de que Illa no haya dimitido aún como ministro.

Aunque el comité federal decide la estrategia de pactos, el PSC es un partido distinto al PSOE, “el partido hermano”, por lo que las posibles alianzas en el nuevo Parlamento autonómico se decidirán en Cataluña. La apuesta por Salvador Illa, actual ministro de Sanidad, incumbe en lo personal a Sánchez, ya que ha sido quien promueve la sustitución de Miquel Iceta desde que le ofreció la presidencia del Senado. Si aquello no salió, fue por la oposición de ERC.

Una vez celebrado el congreso federal, que será un paseo militar para Pedro Sánchez, aunque se esperan reconciliaciones con algunos barones, deben convocarse los regionales de modo inmediato. Es el propio federal el que marca una horquilla de fechas, con lo que el andaluz tendrá lugar antes de final de 2021.

En Andalucía todo el PSOE está en posición de congreso, por más que su secretaria general, Susana Díaz, mantenga en público que no es el momento. Lo será en 2021, y los socialistas de todas las sensibilidades vienen trabajando en ello desde hace unos meses. Todos están manteniendo reuniones discretas, que no secretas, de cara a articular o una mayoría para descabalgar a Susana Díaz o, en el caso de los susanistas, a mantener sus opciones.

Susana Díaz ya ha declarado esta semana que no se siente aludida por el recambio de Miquel Iceta por Salvador Illa. En los últimos días ha multiplicado sus mensajes para reafirmar que no va a aceptar ningún cargo porque quiere volver a ser la candidata a la Junta, está convencida de que puede ganar, aunque algunos de quienes han seguido a su lado hasta el momento comienzan a apostar por una salida negociada.

Éste es uno de los debates que vive el PSOE andaluz: si es mejor buscar una salida pactada con Susana Díaz o si es necesario, como revulsivo, ir a unas elecciones primarias a cara de perro que tensionen a la formación y proyecte un cambio ante la opinión pública. “Pasteleo” o primarias.  Los críticos se debaten entre ambas posturas. El jiennense Felipe Sicilia, que está dispuesto a plantar cara a Susana Díaz, es de la opinión que hay que solventar la crisis de liderazgo en unas primarias. De momento, este diputado que ejerce de portavoz adjunto en el Congreso es el único que da muestras de querer lanzarse. En las redes sociales han comenzado a aparecer grupos de apoyo a Sicilia, en paralelo a los que partidarios de Susana Díaz también están creando.

A diferencia de lo que ocurrió con primarias anteriores en Andalucía, esta vez es más fácil reunir los avales necesarios de los candidatos porque el 39º Congreso Federal bajó el listón. En el caso andaluz, un candidato lo es si consigue el 2% de las firmas de la militancia. Tampoco se permiten ahora los alardes de avales, ninguno de los aspirantes puede reunir más del doble de las firmas necesarias. Con ello se evita una carrera previa a la votación y se impide que las direcciones copen el censo con avales.

Al PSOE andaluz le urge celebrar el congreso en 2021, porque 2022 será un año electoral en Andalucía. El presidente, Juanma Moreno, puede esperar hasta después del verano para convocar, pero si Vox no le apoya los Presupuestos, algo que es previsible en tiempos electorales, una buena fecha sería la primavera, de modo que diese tiempo a presentar unas cuentas con el nuevo Gobierno. Para entonces, los socialistas andaluces tendrían que contar con un candidato rodado.

Algunas fuentes sostienen que Sánchez terminará por señalar a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, como candidata, del mismo modo que ha ocurrido con Illa. Como con Iceta, el secretario general también le ofreció a Susana Díaz la presidencia del Senado, pero lo rechazó. Estas mismas personas afirman que esa decisión ya está adoptada, pero esto es algo que sólo puede confirmar el propio Sánche 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: