el instrumento de los padres para vetar contenidos a sus hijos en los colegios

Pin parental sí, pin parental no. El debate político en torno a la comunidad educativa es un hecho. La propuesta de VOX para alcanzar pactos de gobierno en diferentes Comunidades Autónomas del país ha encerrado siempre la necesidad de incluir cuanto antes este nuevo requisito que cristaliza en una solicitud que va dirigida a los directores de los centros educativos para que informen previamente, a través de una autorización expresa, sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, de los alumnos y así que ellos puedan decidir sobre si sus hijos asisten o no a dichos contenidos.

En algunos sitios como Murcia ya está implantado y podría aplicarse el curso que viene en Andalucía y la Comunidad de Madrid.



Pin parental en Andalucía

En Andalucía el pin parental también fue condición de Vox para aprobar los presupuestos y aún no se ha implantado. El Gobierno andaluz ha defendido la libertad de los padres a la hora de opinar sobre la educación de sus hijos y ha dicho que cualquier medida al respecto se haría con respeto a lo que marca la Ley de Educación.

El Gobierno nacional ya ha anunciado que recurrirá judicialmente cualquier intento de implantarlo. Su razonamiento es que el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales no pueden estar por encima del derecho de los niños a recibir una educación, recogido en el artículo 27 de la Constitución y en los artículos 1, 78, 84.3 y 124.2 de la Ley de Educación y en sintonía con la Convención sobre los Derechos del Niño, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Memorándum de la CE contra el Racismo y la Intolerancia.

La argumentación recalca que los encargados de velar por la pedagogía de los niños son los profesores y directores. Los partidarios del pin parental, por su parte, están decididos a luchar contra lo que consideran ‘adoctrinamiento’. Y solicitan que ciertas temáticas sean tratadas en los hogares y no en las aulas.

La realidad es que hay conflicto de intereses entre los padres que quieren que sus hijos se eduquen correctamente y los profesores que tienen la obligación de enseñar, pero sin incluir en su formación ciertos sesgos ideológicos.

¿Pin parental para el curso 2021-2022?

En Andalucía el pin parental ha sido objeto de debate los últimos meses, no sin polémica y amagos de ruptura de acuerdos por ello. El reciente acuerdo entre el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda (Ciudadanos) con Vox ha motivado una duda en el ambiente: ¿Se va a implantar el pin parental en Andalucía?

Imbroda ha reiterado en comisión parlamentaria que el acuerdo firmado “en ningún caso implica la implantación del llamado ‘pin parental’ en el sistema educativo andaluz”. El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, difiere en este asunto y, aunque parece que su formación ‘cederá’ en su intención de imponerlo desde este mismo curso, pocos dudan de que en septiembre podrían producirse movimientos al respecto.

El calendario de trabajo entre las formaciones de gobierno andaluz parece estar en marcha. Y en estos momentos analizan medidas destinadas a que las familias tengan más y mejor información sobre las actividades complementarias que se realizan en los centros educativos.

Así, desde la Consejería de Educación se comprometen a trabajar en tres ejes fundamentales: garantizar la seguridad jurídica, incidir en la información y los mecanismos de publicidad y comunicación del proyecto educativo de centro y reforzar la supervisión de las actividades complementarias por parte de los servicios de Inspección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: