El Gobierno PSOE-Podemos condena el “intento” de colocar la bandera saharaui en el consulado en Valencia

El Gobierno de España ha condenado con rotundidad el incidente protagonizado este domingo por unos activistas en la concentración convocada por la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de la Comunidad Valenciana frente al Consulado General de Marruecos en Valencia.

Según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación en un comunicado oficial, los activistas han accedido al mástil del edificio con el fin de «intentar colocar la bandera saharaui, violentando de este modo la inviolabilidad, integridad y dignidad de la sede consular». Sin embargo, un vídeo del episodio ha circulado por la redes sociales y ha evidenciado que los activistas han llegado a colocar la bandera saharaui, pisoteando acto seguido la enseña de Marruecos. También se han difundido fotografías que lo prueban.

«Ninguna manifestación del derecho de reunión puede degenerar en acciones ilegales, como el intento perpetrado en el día de hoy, que es un claro incumplimiento de la legalidad vigente», indica el departamento de Arancha González Laya en la nota.

Por ello, el Gobierno sostiene que está procediendo a un esclarecimiento de los hechos y afirma que seguirá tomando todas las medidas oportunas para asegurar el respeto de la integridad e inviolabilidad de las Misiones diplomáticas acreditadas en España.

El Ministerio recalca que España condena «categóricamente» cualquier acción que contravenga los principios y valores de las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares de 1961 y 1963, de las que es Parte y firme valedora, informó Ep.

Así mismo, la Generalitat Valenciana también ha condenado el incidente que se han producido este domingo en la concentración convocada frente al Consulado General de Marruecos en Valencia. En este sentido, el secretario autonómico para la Unión Europea y Relaciones Externas de la Generalitat, Joan Calabuig, ha lamentado «profundamente» este tipo de actos.

«Se trata de un hecho contrario a la ley, contraviene las Convenciones de Viena, y afecta directamente a la inviolabilidad y dignidad de la sede consular», ha afirmado.

Joan Calabuig se ha puesto en contacto con el Cónsul General de Marruecos, Abdel Illah Idrissi, expresándole su solidaridad y la condena por estos actos «inaceptables».

Desde Zemmur, Asociación de Saharauis en Valencia, han reaccionado así en la red social Twitter al comunicado de Exteriores: «Hoy nos hemos manifestado frente al consulado de la ‘Narco Monarquía’ de forma pacífica. Una persona, especialmente indignada con la violación del alto el fuego por Marruecos, hizo una acción ajena a la voluntad de los organizadores», han señalado para tratar de desmarcarse del incidente. «En ningún momento fuimos con esa intención, sino llevados por la indignación al constatar la impunidad con la que actúa Marruecos contra los civiles saharauis, con la complicidad y el visto bueno de Francia y España», han añadido.

Apoyo de Podemos

Entretanto, Podemos, partido que forma parte del Gobierno de España junto al PSOE, al igual en el Ejecutivo de la Comunidad Valenciana, ha mostrado este domingo su solidaridad con los saharauis que «protestan» en la zona de Guerguerat, el paso fronterizo que comunica el Sáhara Occidental con Mauritania, y ha instado a la «retirada de las fuerzas militares» marroquíes y a la «implicación» de Naciones Unidas.

«Toda nuestra solidaridad con los saharauis que se manifiestan en Guerguerat. Instamos a la retirada de las fuerzas militares y a la implicación de Naciones Unidas», ha señalado la formación morada en un mensaje publicado en redes sociales, recogido por Ep. En el mismo, la formación de Pablo Iglesias ha señalado que «la situación evidencia que hay que avanzar en el proceso de libre determinación para el pueblo saharaui».

El viernes Marruecos lanzó una operación militar en la zona de Guerguerat, fronteriza con Mauritania, para garantizar la libre circulación tras semanas de bloqueo por parte de activistas saharauis y de «provocaciones» atribuidas desde Rabat al Frente Polisario.

El Frente Polisario considera esta acción como una violación del alto el fuego de 1991 que da por roto como consecuencia y por ello ha lanzado varios ataques contra puestos militares marroquíes situados a lo largo del muro de separación construido por Marruecos para separar la parte del Sáhara Occidental bajo control marroquí de la que está controlada por las milicias del Polisario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: