El Gobierno de Pedro Sánchez recupera el gasto en Memoria Histórica y lo multiplica por cinco respecto a 2012

El Gobierno de coalición PSOE-Podemos va a destinar en 2021 más de 11 millones de euros a labores relacionadas con la Memoria Histórica, ahora rebautizada como Memoria Democrática y bajo la tutela de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Así figura en los Presupuestos Generales del Estado sacados adelante por el Ejecutivo. Esa partida, congelada desde 2012 en 2,5 millones, supone quintuplicar el gasto previsto.

Desde la aprobación de la Ley 52/2007, conocida como Ley de Memoria Histórica y hasta el año 2011, las partidas presupuestarias para las políticas de Memoria fueron incrementándose año tras año, alcanzando una inversión total durante el mencionado periodo de 25,2 millones de euros.

Sin embargo, el Ejecutivo ha destacado que esta tendencia «se vio truncada» a partir de 2012, con el Partido Popular en el Gobierno, cuando se redujo la partida presupuestaria para Memoria en un 60%, hasta los 2,5 millones de euros, y desapareció por completo en los presupuestos de los años 2013 al 2018.

En lo referente a las principales partidas para acometer actuaciones, el 28% irán destinadas a financiar acciones directas de la Secretaria de Estado de Memoria Democrática a través de estudios y trabajos técnicos; un 9%, a la celebración de reuniones y conferencias; y un 29% a actuaciones a desarrollar con las Comunidades Autónomas.

Además, un 11% tendrá como destinatarias a las entidades locales y otro 9% las entidades e instituciones sin ánimo de lucro.

Respecto al compromiso de impulsar las exhumaciones de las víctimas del franquismo que continúan en fosas comunes, el Gobierno resalta que ya en 2020 se ha puesto en marcha un plan de choque de exhumaciones a través de subvenciones a asociaciones sin ánimo de lucro por un importe de 750.000 euros (cuyo 60% está destinado a exhumaciones) y otros 750.000 euros a través de la FEMP, destinado en su totalidad a exhumaciones.

Asimismo, se está elaborando con las comunidades autónomas y entidades locales un plan cuatrienal de fosas, cuya primera anualidad corresponderá con las partidas que se recogen en este presupuesto. Todo ello supone que se dedicará el 60% del presupuesto de actividades, recogido en el presupuesto de la Secretaria de Memoria Democrática, a la primera anualidad del plan cuatrienal de exhumación de fosas.

Las asociaciones piden más

La cuantía supone casi el doble de lo que dedicó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que en 2011 marcó lo que hasta ahora era el máximo de gasto en esta materia con 6,2 millones. Posteriormente, los gobiernos de Mariano Rajoy redujeron estas partidas de gasto a cero.

Ahora, Carmen Calvo ha presupuestado 11.356.000 euros para un programa «de nueva creación» que tiene el objetivo de «desarrollar las políticas del Gobierno en materia de conservación, defensa, fomento y divulgación de la Memoria Democrática en virtud de los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición». A pesar de este gran presupuesto, las asociaciones de este tema critican que Pedro Sánchez les había prometido más dinero en las cuentas de 2020 que no llegaron a aprobarse. A pesar de la crisis económica por el coronavirus, querían más tajada de las cuentas públicas.

Justifican este desembolso millonario porque en julio de 2014 visitó España un relator especial de Naciones Unidas, Pablo de Greif, que presentó un informe con recomendaciones al Estado español «solicitando información sobre la puesta en marcha de medidas para implementar esas recomendaciones y asistir a las víctimas del franquismo». «A lo largo de estos años, desde distintos organismos internacionales, y especialmente desde el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, se ha venido requiriendo al Estado español para que dé cuenta de las medidas adoptadas en materia de memoria histórica y regeneración democrática», agregan.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: