El Gobierno andaluz redobla la presión sobre Vox para sacar adelante el Presupuesto

El Gobierno andaluz aprieta las tuercas a Vox para alcanzar un acuerdo que permita salvar al Presupuesto el obstáculo del debate de totalidad. El portavoz nacional de esta formación, Jorge Buxadé, ya ha dicho que no dejarán caer a Juanma Moreno, lo que debilita la posición de Vox, pero queda por ver hasta donde son capaces de llegar los “socios preferentes” del Ejecutivo regional para hacer valer su influencia y que se atiendan sus peticiones.

“Vamos a poner toda la carne en el asador”, ha dicho el portavoz, Elías Bendodo, quien ha implicado al propio presidente Juanma Moreno y al vicepresidente Juan Marín en las negociaciones. Aunque, según ha dicho, es el consejero de Hacienda, Juan Bravo, es quien dirige las conversaciones, Moreno y Marín “están muy pendientes” de las mismas. No obstante, ha negado que la participación del jefe del Ejecutivo haya significado que los contactos hayan rebasado las fronteras andaluzas y se haya negociado con dirigentes nacionales de Vox.



Lo que está claro es que en San Telmo ya no contemplan otra opción que un acuerdo de las “fuerzas del cambio”, como ha definido este martes Bendodo a PP, Ciudadanos y Vox. Atrás quedan las llamadas al diálogo a PSOE y Adelante, ya que, según el portavoz del Gobierno autonómico, estos partidos “nunca quisieron apoyar el Presupuesto”. El dirigente popular se ha mostrado especialmente duro con los socialistas, a quienes ha acusado de “esta ocupados en líos internos y no tener tiempo para los andaluces”. “Dijeron que estaban dispuestos y nunca más se supo; era una pose”, ha zanjado el portavoz del Gobierno.

Al descartar de forma pública y oficial cualquier tipo de alianza con las izquierdas, el Ejecutivo andaluz logra un doble objetivo. Primero, deja toda la presión sobre Vox, que es la única opción para sacar adelante unas cuentas que la Junta considera indispensables para atajar la pandemia y la crisis económica derivada. De hecho, algunas las medidas de apoyo a pymes y autónomos aprobadas ayer dependen de la aprobación del Presupuesto.

El segundo objetivo es eliminar -o, al menos, alejar- uno de los obstáculos que Vox más ha aireado en los últimos días, que es precisamente esas llamadas a PSOE y Adelante para entrar en la negociación. Para Alejandro Hernández, portavoz del partido de derechas, es imposible votar sí a unos Presupuestos que tengan matices de los socialistas o los izquierdistas en asuntos como el aumento del gasto público.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: