El Covid se dispara y la Junta de Andalucía se plantea ya medidas más duras al batir la marca de ingresos

La semana empieza con la tónica de las anteriores. El número diario de contagiados, ingresados y fallecidos afectados con coronavirus sigue en aumento jornada tras jornada, semana tras semana. Sin posibilidad de que las restricciones de movilidad y las limitaciones horarias impuestas la pasada semana puedan repercutir todavía en la reducción de las cifras diarias, hay un número que este lunes batió una marca significativa: los 2.764 pacientes que ocupaban ayer una cama en los hospitales andaluces superaron el máximo computado el pasado 30 de marzo. 2.708 personas estaban siendo atendidas en el pico asistencial de la primera ola.

Las cifras provisionales de la segunda ola son implacables. Y, al actual ritmo de contagios diarios, seguirán siéndolo en las próximas semanas. La evidencia es aceptada también por la Junta de Andalucía, que ya prepara a la población para un posible confinamiento estricto en un futuro cercano, pues la prioridad –así se entiende de sus palabras– consiste en que los hospitales no sufran esos temidos colapsos que impedirían incluso la atención hospitalaria urgente ajena a los enfermos con Covid-19.



Juanma Moreno habló este lunes de tomar medidas “más difíciles” si la situación no mejora en un mensaje en una red social, mientras que Juan Marín se refirió a actuaciones “más duras” para frenar la pandemia y apeló a la comprensión ciudadana, pues “cualquier decisión que se pueda tomar serán entendida”. Marín llegó incluso a mencionar el encierro en casa: “Si vuelve el confinamiento será con el criterio de los expertos en la comunidad autónoma y del conjunto del país”, afirmó en una entrevista en Televisión Española recogida por Efe. “España va por ese camino y, me temo, que en los próximos días esa decisión puede llegar”, señaló.

El presidente y el vicepresidente de la Junta de Andalucía aprovecharon el día festivo para trasladar a la población un mensaje que cabe interpretarse como advertencia. No es el primer aviso de este género que sale en las últimos semanas desde la administración andaluza, aunque, comprobada la ocupación en los centros hospitalarios, nadie descarta ya la adopción de las políticas más severas, incluidos los encierros en casas. Tal opción dependerá de la evolución de los datos epidemiológicos en los próximos días, cuando hagan efecto los toques de queda, la limitación horaria en los establecimientos de la hostelería o los confinamientos perimetrales en distintas provincias andaluzas.

Sobre cuándo serán tomadas las próximas medidas, es decir, a qué plazo esperará la administración para considerar una situación tan grave como para acudir a iniciativas draconianas, Marín llegó a poner fecha en TVE. “Nos dicen que reduciendo la movilidad y evitando determinadas horas del día se puede reducir la presión sanitaria y el número de contagios, eso tiene que tener una evolución en los próximos días”, avanzó el vicepresidente andaluz, refiriéndose a los criterios científicos, pero que “a partir del miércoles [por este miércoles] se tomarán otras decisiones” en Andalucía.

Durante este periodo de pandemia, la Junta de Andalucía ha ido aportando cifras de camas hospitalarias a disposición de los pacientes andaluces, aunque los números han ido variando conforme iba transcurriendo los meses. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del 30 de marzo fue anunciado el Plan de Contingencia para los 9.000 contagiados –un guarismo que resulta risible después de sumarse en Andalucía ayer los 145.826 casos totales–: una capacidad para 4.000 ingresados (3.384 convencionales y 616 en la UCI). Una semana después, el Consejo de Gobierno cuantificó en 4.174 la capacidad de camas totales en los hospitales andaluces (3.459 para agudos y 715 para críticos).

El cómputo más reciente fue el proclamado el pasado 15 de septiembre, cuando fue activado el Plan de Contingencia para 3.000 hospitalizados. En aquella ocasión, la capacidad asistencial quedó definida en un total de 13.456 hospitalizados (12.287 agudos y 1.169 críticos) con una “actividad asistencial normalizada”. Si las cuentas de la Junta son exactas, los datos de ingresos de ayer –2.382 agudos y 381 críticos– están lejos de las camas disponibles y, por tanto, no deben suponer aún el colapso en los hospitales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: