El Congreso de los Diputados cobrará el café a 0,95 euros y la caña a 1,05 mientras Pedro Sánchez lleva a los bares a la ruina

El Congreso de los Diputados, controlado por PSOE y Podemos a través de la Mesa de la Cámara, cobrará el café a 0,95 euros y la caña a 1,05 hasta el año 2023 incluido, según consta en el expediente para el nuevo servicio de restauración que acaba de licitar esta institución y al que ha tenido acceso OKDIARIO.

Unos precios ostensiblemente bajos en comparación con los que tienen los bares colindantes para tales consumiciones. Además, la Cámara baja, que destinará a este servicio 1,2 millones de euros (impuestos incluidos) en 2021, no exhibe aquí solidaridad ni especial sensibilidad con los negocios de hostelería que se están viendo obligados al cierre por la ruinosa gestión del Gobierno de Pedro Sánchez frente a la pandemia de coronavirus.

En concreto, y diferencia del expediente anterior, el Congreso no ha establecido ahora precios máximos de licitación para buena parte de las consumiciones, sino que ha fijado unos precios de venta al público «invariables» hasta el año 2023. Así aparece en el pliego de cláusulas administrativas particulares que tiene el visto bueno de la presidenta socialista del Congreso, Meritxell Batet.

«Existen, además, una serie de precios unitarios que son pagados directamente por los usuarios de los servicios y que constituyen un precio de venta al público, invariable durante toda la duración del contrato y por el que el empresario obtendrá unos ingresos directos de la explotación del servicio», reza en el citado pliego. Este contrato contempla un plazo de ejecución de 34 meses, es decir, desde marzo de 2021 hasta diciembre de 2023. El importe total del presupuesto de licitación para este periodo asciende a 4.323.137,06 euros.

Sin revisión de precios

Además, en la cláusula número 20 del pliego de condiciones administrativas, la relativa a «Revisión de precios», se dice que «no procede la revisión ni del importe del canon (…) ni de los precios de venta al público que figuran en el Anexo B del PPT, ni del precio del menú diario que se oferte por los licitadores».

En ese Anexo B del pliego de prescripciones técnica figuran consumiciones tales como un «café solo o descafeinado, con leche entera o desnatada» a 0,95 euros. En la actualidad, el precio es de 0,74 euros, según la carta de la empresa que gestiona ahora el bar del Congreso, Cafestore, filial de Sacyr. Es decir, habrá un aumento de 0,21 euros hasta 2023, pero el coste para sus señorías seguirá estando por muy debajo de lo que vale un café en la vida real, esto es, cruzando la acera del Hemiciclo.

Congreso
Pliego para el nuevo servicio de restauración del Congreso con los precios fijos.

Y lo mismo ocurre con otras bebidas. Por ejemplo, una caña de cerveza valdrá 1,05 euros (ahora cuesta 0,81 euros), mientras que una «copa de vino blanco o rosado de la casa» saldrá por 1,25 euros (25 céntimos más que ahora). Los refrescos serán a 1,10 euros y un desayuno-merienda estándar valdrá 1,15 euros (24 céntimos más). En cuanto al menú diario, el pliego sí establece un precio máximo de licitación de 10 euros, que con toda probabilidad será rebajado por la empresas candidatas y la que resulte finalmente adjudicataria (Cafestore lo cifró en 7,89 euros en el buffet). El precio definitivo, no obstante, se mantendrá igual hasta 2023.

Cambio de partida

En los actuales Presupuestos del Congreso de 2020 (prórroga de los de 2018) figura una «subvención» del servicio de cafetería por importe de 1.617.000 euros. Ahora, en las nuevas cuentas de la Cámara para 2021 este desembolso ha cambiado de ubicación y nomenclatura. De este modo, el pliego del expediente señala lo siguiente: «La financiación se llevará a cabo con cargo al presupuesto del Congreso de los Diputados. La partida presupuestaria afectada por el presupuesto vigente por el año 2020 es: concepto 4700 ‘Transferencias corrientes a empresas privadas’. No obstante la partida presupuestaria prevista en el presupuesto de la Cámara para el ejercicio 2021 es concepto 22799 ‘Otros trabajos realizados por empresas y profesionales’ que será finalmente donde se imputará de aprobarse por las Cortes Generales los Presupuestos Generales del Estado para 2021», especifica el documento.

El Congreso, de acuerdo con la autonomía presupuestaria reconocida en el artículo 72.1 de la Constitución, establece sus propios presupuestos, si bien se integran en el proyecto de ley de Presupuestos del Estado, como el relativo al ejercicio de 2021 que acaba de ser llevado a las Cortes Generales por el Gobierno de Pedro Sánchez para una tramitación parlamentaria exprés.

Así, las cuentas del Congreso fueron sometidas a votación en la Mesa de la Cámara antes de ser traspuestas al proyecto de ley. Un paso previo que estuvo marcado por la polémica por la predisposición de PSOE y Podemos a subir el sueldo de los diputados un 0,9% como los funcionarios. Sin embargo, tras el escándalo generado en la opinión, el ejemplo que dio el Senado y la negativa de la oposición, Batet convocó una segunda reunión en la que los socialcomunistas recondujeron su posición inicial y aceptaron congelar el sueldo de sus señorías para 2021.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: