Detectan irregularidades en la venta por internet de 51 productos químicos peligrosos fabricados en España

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, ha participado durante 2020 en el grupo de trabajo EU-wide Enforcement Forum, en concreto en el proyecto REACH-EN-FORCEMENT 8 (REF-8). Este es un proyecto europeo en el que se invita a colaborar a 29 países del Espacio Económico Europeo, dirigido a investigar empresas que venden sustancias químicas, mezclas y artículos peligrosos a través de internet, dirigido a consumidores finales.

Con este proyecto, en el que han participado inspectores de todas las provincias andaluzas, se han llevado a cabo inspecciones en 52 empresas de todo el territorio nacional y 90 productos químicos, de los que 23 estaban sometidos a restricciones y 50 eran productos biocidas. En estas inspecciones, se han detectado incumplimientos en 51 productos de empresas radicadas en el ámbito nacional.



El número de inspecciones comentada en el párrafo anterior (90) supone que Andalucía lidere el número de controles realizados dentro del proyecto REF-8 a nivel nacional, ya que en toda España se han efectuado 271. En términos de porcentajes, esto implica que Andalucía ha realizado algo más de un 33 % de todas las inspecciones de este tipo efectuadas en España.

Con los resultados obtenidos, la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica apuesta por seguir actuando sobre el control de la venta ‘on line’ de productos químicos peligrosos, con objeto de que la información sobre la seguridad y los posibles peligros de los mismos sea la adecuada para preservar la salud de los andaluces, máxime teniendo en cuenta que este tipo de venta es novedosa y se encuentra en creciente auge.

Así, los agentes de Salud Pública, en su labor de inspección, se han encargado de verificar si los compradores estaban bien informados sobre la peligrosidad de los productos químicos adquiridos, antes de que se completara la compra on line y también si se cumplen aspectos particulares de las regulaciones. Esto ha sido posible mediante el control de los anuncios a través de internet de los productos químicos.

Así, han comprobado si la publicidad de los productos químicos peligrosos que se venden on líne informaba adecuadamente a los consumidores sobre las clases y categorías de peligro aplicables a la sustancia o mezcla, según lo exige el Reglamento CLP (clasificación, etiquetado y envasado de productos químicos) y de que se cumplía el BPR (comercialización y uso de biocidas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: