Coronavirus Andalucía La población mayor de 80 años será el siguiente grupo en vacunarse

El primer colectivo al que le será administrada la vacuna contra el Covid-19 después de que hayan sido inmunizados los primeros cuatro grupos será la población mayor de 80 años, con quienes dará comienzo la segunda etapa prevista en el plan de vacunación. El proceso de esta segunda fase, que comenzará el 22 de marzo y concluirá el 2 de mayo, tendrá el objetivo de administrar el preparado inyectable a unas 413.000 personas en Andalucía, para las que serán necesarias unas 800.000 dosis.

La concreción de este quinto grupo diana, el primer colectivo que será inmunizado en la siguiente etapa de inmunización, fue tratado ayer en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado telemáticamente en Sevilla. Esta cohorte supone una reducción de las próximas personas que serán vacunadas con respecto al adelantado por la Consejería de Salud y Familias en su plan de vacunación, en cuyo texto incluyó a la población de más de 70 años para vacunarse en el grupo 5. La cifra de personas que deberás ser inyectadas en el comienzo del segundo periodo se reduce por tanto de más del millón de andaluces a unas 413.000.



El plan de vacunación de Salud espera en cualquier caso que el número total de andaluces con más de 80 años que precise de vacunas en la segunda fase sea menor. El motivo es la población correspondiente a esa cohorte que habrá sido inmunizada en la primera fase de vacunación –en residencias o en situación de dependencia– que ya contendrán los anticuerpos de memoria contra el Covid-19 el 21 de marzo.

La elección de estos primeros grupos de vacunación están en consonancia con el número de dosis que están siendo suministradas por los laboratorios responsables de Pfizer y Moderna, las dos fórmulas disponibles en la Unión Europea. A la espera de que las empresas aumenten el volumen de fármacos enviados y de que sean aprobados nuevos preparados –AstraZeneca y Jansen podrían ser los siguientes en circulación–, las cuentas hechas por la Junta de Andalucía estiman que el 2 de mayo, fecha en la que finalice la segunda etapa, hayan sido inmunizados poco más de 600.000 andaluces, contando residentes, personal sociosanitario de las residencias, personal sanitario y personas dependientes, así como los mayores de 80 años. Para hacerlo, hará falta alrededor de un millón de dosis. Hasta anteayer, Andalucía había recibido 251.420 y habían sido puestas 174.279, según los datos del Ministerio de Sanidad.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se refirió en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial al “cuello de botella” existente en el suministro de vacunas que reciben los países. Son los dirigentes de la Comisión Europea los que están a cargo de la negociación y la firma de los contratos con los laboratorios farmacéuticos. Illa respaldó el papel de los responsables comunitarios en tal proceso, de quienes destacó su empeño de “equidad” ante un “bien tan escaso” como la vacuna.

Tanto el ministro como consejero de Salud, Jesús Aguirre, citaron los cálculos de los representantes de la UE, cuyo objetivo consiste en que al final del verano haya entre un 70% y un 80% de la población europea vacunada. Ésa sería la fecha, teniendo en cuenta las estimaciones los efectos sobre la transmisión del virus en una comunidad con una efectiva inmunidad de grupo o rebaño, en la que podrían empezar a relajarse las restricciones.

Será preciso para ese objetivo que la cantidad de las vacunas aumente de modo notable y, entonces sí, que haya suficiente personal para administrarlas. La Junta espera poner unas 275.000 dosis semanales en la segunda etapa.

Los andaluces con más 65 años empiezan a registrar menos contagios

Algunos responsables de Salud de las comunidades autónomas comunicaron ayer que están empezando a registrar menos contagios en los geriátricos, cuyos residentes forman parte de la población diana que está siendo inmunizada en primer lugar. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, atribuyó este fenómeno a la generación efectiva de anticuerpos protectores contra la enfermedad inducida por la vacuna, lo que podría estar significando el inicio del fin de la pandemia.

Esta información, transmitida entre los consejeros que participaron ayer en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, coincidió con la primera notificación en veinte días de una disminución de los contagios entre la población andaluza con más de 65 años, entre los que se incluye un gran número de los residentes en los centros de ancianos.

Según los datos que publica el Instituto de Salud Carlos III de modo periódico, el miércoles fue la primera jornada en la que se registró una menor incidencia acumulada por cada 100.000 andaluces en 14 días, que es el indicador que con más fiabilidad mide el número de contagios de coronavirus.

Han sido la provincia de Granada y la de Jaén las que han estrenado un día sin subidas de la incidencia acumulada entre la población mayor de 65 años, un dato que contrasta con la persistencia del aumento de la incidencia en el mismo periodo pero referido a la población total.

Sin poderse lanzar todavía las campanas al vuelo, pues el número de andaluces inmunizados es aún escaso (4.568), se trata de un dato esperanzador siempre que tales bajadas no sean consecuencia sólo de la últimas restricciones adoptadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: