Bandera de la Región de Murcia: origen, historia y significado

La bandera actual de la Región de Murcia nació durante la transición. Esta comunidad autónoma se quedó solo con una sola provincia, Albacete, la otra provincia integrante del antiguo reino pasó a formar parte de Castilla- La Mancha.  El Consejo Regional de Murcia era el órgano anterior a la autonomía como tal en el que en 1978 se empezaron a gestar todos los símbolos de este lugar. La Bandera de la Región de Murcia tiene un aspecto peculiar que la convierte en una de las más simbólicos de nuestro país, este es su origen, historia y significado.

El origen, historia y significado de la bandera de la Región de Murcia

Antonio Pérez Crespo, el primer presidente del Consejo Regional, encargó a una comisión en 1978 el estudio de la futura bandera de la Región de Murcia. Esta comisión formada por los historiadores Juan Torres Fontes y José María Jover Zamora y los senadores Ricardo de la Cierva y Hoces y Antonio López Pina llegó a una decisión unánime en 1979.

Después de varias propuestas, una acabó siendo la ganadora, la actual y necesaria bandera de la Región de Murcia. El color rojo característicos y los castillos que aparecen en ella son el signo de identidad de esta región. Cada uno de estos detalles tiene una explicación, es fuente de una historia que todos los murcianos conocen, aunque el resto de España o del mundo puede que no.

El artículo 4 del estatuto de autonomía de Murcia describe perfectamente todo lo que representa este símbolo: “La bandera de la Región de Murcia es rectangular y contiene cuatro castillos almenados en oro, en el ángulo superior izquierdo, distribuidos de dos en dos, y siete coronas reales en el ángulo inferior derecho, dispuestas en cuatro filas, con uno, tres, dos y un elemento, respectivamente; todo ello sobre fondo rojo carmesí o Cartagena. El escudo tendrá los mismos símbolos y distribución que la bandera, con la corona real”.

Los cuatro castillos que aparecen en ella son un homenaje al carácter fronterizo del antiguo reino de Murcia. Además de las siete coronas que son el símbolo fidelidad del reino murciano a los reyes de Castilla y León, el germen de lo que acabaría siendo España. Esta bandera es la definitiva después de un debate por el color de fondo. La antigua bandera de la diputación era de color azul, en un homenaje al mar al que mira, pero también al color de la bandera del batallón provincial número diez de Murcia en la Guerra de Independencia contra la Francia del emperador Napoleón Bonaparte.

Con la llegada de la democracia la Región de Murcia empezó desde cero con una bandera nueva que les auguraría una historia que se encaminaba a un futuro prometedor. Los vientos de cambio habían dejado a una nueva España y una región como Murcia se alzaba en solitario. Una comunidad con una sola provincia que buscaba una nueva identidad y que consiguió su propio sello con una bandera única, con castillos y coronas recordaba su pasado majestuoso en un marco rojo de grandes pasiones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: