Así funcionan las nuevas vacunas contra el coronavirus

Cuando empezó la crisis del coronavirus se convirtió en máxima prioridad la búsqueda y hallazgo de una vacuna con la que alcanzar la ya conocida inmunidad de rebaño. El desconocimiento sobre este virus y la cuenta atrás para hallar una solución hizo que se tuvieran que buscar diversas alternativas y tecnologías, hasta el punto de que actualmente el número de vacunas a desarrollar llega a 200.

¿En qué se parecen las vacunas contra la Covid-19?

El virus cuenta en su composición con la proteína S, y es esta proteína contra la que vienen a luchar las nuevas vacunas, haciendo que nuestras defensas la ataquen uniéndose a ella y, de esta manera, se abra una entrada al virus causante del Covid-19.



Tradicionalmente, mediante la inyección de los distintos tipos de vacunas nuestros cuerpos adquirían la capacidad de desarrollar los famosos anticuerpos, es decir, las defensas que nuestro organismo necesita para combatir una determinada enfermedad. Los antígenos son esas sustancias que no pertenecen a nuestro cuerpo y son reconocidas por estos anticuerpos, uniéndose a ellas y eliminándolas. El propósito de las nuevas vacunas contra el coronavirus, así como el de las vacunas tradicionales, es hacer que nuestro cuerpo genere los anticuerpos que bloqueen el virus, mediante el proceso de administrar en las vacunas el virus inactivado para conseguir su neutralización. Los tipos de vacunas contra el coronavirus

Varias compañías farmacéuticas están implicadas en el desarrollo de las nuevas vacunas contra el coronavirus. El objetivo final es conseguir que nuestro sistema inmune detecte esta proteína S como invasora en nuestro cuerpo y desarrollar anticuerpos. Además se busca la creación de Linfocitos T, que fortalecen la memoria inmune, así si una persona se volviera a infectar con el virus del COVID su organismo lo reconocerá y esta vez será capaz de destruirlo. Actualmente, existen 3 variedades de estas famosas vacunas:

  • ARN mensajero: a esta categoría pertenecen las ya conocidas vacunas de Pfizer, Moderna y Curevac. Es el tipo de vacuna más novedosa de las 3, ya que contiene ARNm que funciona como mensajero en nuestro organismo, dotándolo de información para que sean nuestras propias células las que logren fabricar proteínas S, del mismo tipo que las del Coronavirus.
  • Vectores víricos: usada por la universidad de Oxford y J&J, ha sido usada previamente en otros virus como el ébola. Consiste en introducir en nuestro organismo ADN modificado que contiene en su interior el virus de forma inofensiva. Este ADN hará dentro de nuestras células muchas copias de ARN que son las que contienen las instrucciones para fabricar proteínas S, las mismas que la del covid-19.
  • Basadas en proteínas: desarrolladas por Sanofi y Novavax ha sido usada anteriormente para la gripe y las Hepatitis A y B. Esta vacuna está compuesta por componentes del virus y fragmentos de proteína S.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: