Arrimadas y Marín dan un portazo a la coalición electoral con el PP en Andalucía

A principios de diciembre, para Juanma Moreno era “precipitado” plantear una alianza electoral entre PP y Ciudadanos. Sólo tres –y unas elecciones catalanas– después , el presidente de la Junta ha variado su opinión. “¿Por qué no pensar que en un futuro podemos ir juntos?”, se pregunta el jefe del Ejecutivo andaluz en una entrevista publicada diario catalán La Vanguardia. El auge de Vox en el Parlament, a costa de populares y naranjas, ha provocado un pequeño temblor en el Gobierno andaluzporque su número dos, Juan Marín, “descartó totalmente” la posibilidad avanzada por el presidente, algo que también hizo la jefa de su partido, Inés Arrimadas.

Resulta llamativo la contundencia de la respuesta del líder andaluz de Ciudadanos, sobre todo si se tiene en cuenta que fue él quien inauguró este mismo debate el pasado diciembre. En un acto con Albert Rivera para conmemorar las elecciones que dieron pie al cambio de Gobierno en la Junta, Marín “no descartó” la coalición entre naranjas y azules en Andalucía. “La fórmula debe seguir siendo la misma”, ha defendido este lunes Marín antes de hacer un alegato por el “proyecto político y las propuestas” de Ciudadanos. “Los andaluces entienden el papel de ambas formaciones y el tema de ir en una coalición lo hemos descartado”, ha abundado el vicepresidente de la Junta.



No es que Marín haya cambiado de opinión desde diciembre, pero sí es cierto que ha concretado una postra que hace unos meses estaba indefinida. Entonces, ante la polémica generada, el líder naranja se empeñó en dejar claro que él no había apostado por la alianza,sino que no la había descartado. Ahora, no obstante, la descarta.

Quien no se ha movido ni un ápice en este debate es Inés Arrimadas, descartó entonces y ahora cualquier posibilidad de aliarse con los populares. “No vamos a solucionar los problemas existenciales a otros partidos”, ilustró la política jerezana, que ya en diciembre quiso marcar distancias entre su partido y el PP, con quienes gobiernan en Andalucía, Murcia, Madrid y Castilla y León. Según Arrimadas, “después de sus problemas de corrupción, sus problemas internos y del malísimo resultado que han tenido en Cataluña necesitan lanzar globos sonda y cortinas humo”, pero cada partido debe seguir su camino.

En esta ocasión, a diferencia de lo que ocurrió hace unos meses, Arrimadas y Marín coinciden en rechazar esta posible alianza. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Las mencionadas elecciones catalanas y el convencimiento de que Vox tendría voluntad de entrar en el gobierno andaluz si las mayorías de esta legislatura se repiten en la próxima. Si la situación no cambia de aquí a la convocatoria electoral, prevista para finales de 2022, el escenario sería muy complicado, ya que si Ciudadanos queda por detrás de Vox debería apoyar un Ejecutivo conformado por el PP y los de Santiago Abascal. Esta posibilidad ha sido ya descartada por dos dirigentes naranjas, la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, y el diputado por Málaga y responsable de comunicación de Cs Andalucía, Guillermo Díaz.

En todo este río revuelto quiso ayer pescar la líder del PSOE andaluz, Susana Díaz, que acusó al presidente de la Junta de “falta de humanidad” por “pensar” en alianzas electorales en una situación de pandemia como la actual. Al poco tiempo le respondió el dirigente del PP Toni Martín, que vaticinó que Díaz “ya hubiera querido tener”, cuando fue presidenta de la Junta, la “estabilidad” que tiene el actual Gobierno de Juanma Moreno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: